El Emigrante

Viajamos hasta Valencia del Ventoso, Badajoz, uno de los municipios extremeños que más ha sufrido el fenómeno de la emigración. En 1950 su censo electoral rondaba los 6.000 habitantes y hoy son 2.200. Actualmente todos los veranos celebran la fiesta del Emigrante y Canal Extremadura este año asiste a los festejos. Compartimos esta fiesta con Antonio que partió de Valencia del Ventoso en 1962. Era el tercero de cuatro hermanos y asegura que su familia era una de las más pobres del pueblo. Su padre que era manco de guerra no podía realizar la mayoría de trabajos del campo. Sus hermanos trabajaron duro desde muy pequeños. Cecilia abandonó su pueblo cuando tenía 15 años, desde los 9 años trabajaba bordando mantones de Manila que se llevaban a Sevilla. El sueldo de su padre como músico y zapatero no daba para mantener a toda la familia. Rafaela salió de Valencia del Ventoso hace 60 años. Se fue a trabajar como sirvienta a Madrid, un oficio que conocía bien ya que desde los 9 años estuvo cuidando niños para una familia acomodada de su pueblo. Ahora se pregunta cómo con esa edad podía cuidar unos niños que tan solo tenían 3 años menos que ella.

Conocemos la historia de Antonio, natural de Romangordo que decidió emigrar a Madrid con tan solo veinte años en 1963. Procedente de una familia humilde, Antonio recuerda que la partida fue muy dura, sobre todo para su madre, que también vería partir a sus otros hijos años más tarde. Después viajamos a Azuqueca de Henares, donde nos espera María, de San Vicente de Alcántara. Emigró cuando ya tenía formada una familia. Conserva la casa de su familia en el pueblo, donde pasa las vacaciones.