Martín Perales es el habitante más joven de Trevejo, una pedanía de Villamiel (Cáceres) que apenas cuenta con población de apenas once personas. Durante el día corta leña y va al pueblo a hacer los recados para sus vecinos. A sus 53 años, Martín no cambiaría la tranquilidad de esta vida en la que los vecinos viven como una gran familia. Cristina González de marchó de Zafra, su pueblo natal, por amor y comenzó una nueva vida entre Jerez de la Frontera y Sanlúcar de Barrameda, en la provincia de Cádiz. Más tarde, sus padres y su abuela también la acompañaron para regentar varios negocios relacionados con la venta de productos extremeños. Cristina mantiene, además, una estrecha relación con los miembros de la Casa de Extremadura de Sanlúcar. Pedro Robustillo, natural de Bienvenida, se doctoró en Ingeniería de Telecomunicación y se marchó a trabajar a Suiza. Tiempo después se trasladó a Alemania para entrar a formar parte de la plantilla de Airbus, donde trabaja en un proyecto de la ESA para desarrollar satélites meteorológicos. Cuando no trabaja, disfruta de sus dos hijas en el idílico pueblo donde vive, a orillas del lago Constanza.