Esta semana, en Velaí, visitamos el mítico barrio de Santa Catalina de Jerez de los Caballeros. Allí nos recibirá María del Rosario, una mujer muy conocida por su vitalidad y por la labor que realiza para ayudar a quien más lo necesita. Desde Holanda llegó Ellen, una funcionaria que lo dejó todo para dedicarse a escribir y fue en Jerez de los Caballeros donde encontró la inspiración para una de sus novelas, Heridas abiertas. Tras la muerte de su marido se mudó a Santa Catalina, donde fue muy bien acogida por sus vecinos. En el conocido como Barrio Bajo se sitúa uno de los lugares más emblemáticos, la tasca El Manco. Tras la barra se encuentra la tercera generación de una familia que es todo un ejemplo de relevo generacional. No nos iremos de Santa Catalina sin conocer los hornos desde donde salen los bollos turcos tan conocidos en Jerez; la primera fábrica de jamones de la localidad; o su Banda de Trompetas y Tambores, llamada Los Catalinos.