Badajoz
6 Noviembre 2022, 14:53
Actualizado 6 Noviembre 2022, 14:53

Era un momento crucial. Un choque al filo de la navaja en el que el Badajoz debía ganar de una vez por todas. Aunque el rival fuera un Celta B invicto fuera de casa. Y, como la noche pacense, el encuentro arrancaba frío para los locales. Los de Salmerón no daban con la tecla y los gallegos se acercaban muy peligrosamente a la meta extremeña. Poco a poco, los blanquinegros entraban en calor y comenzaban a hacerse más con la pelota, mientras lograban resistir los embistes celtiñas. Adilson tendría cerca el primer gol en una de las ocasiones más claras de la primera parte. 

El descanso sentaba bien a ambos equipos, y en el 55, llegaba un momento esperado desde hacía semanas.  David Soto robaba, decidía probar suerte, y la suerte, le sonreía. Estallaba el Vivero y el Badajoz decidía conservar la ventaja centrándose en la defensa. Llegaban unos minutos de infarto en el que el Celta B no pararía de asediar a un Kike Royo heroico. Final del partido y triunfo valioso para un Badajoz que sale del descenso. 

Comentarios