28 Noviembre 2022, 13:45
Actualizado 28 Noviembre 2022, 13:45

Se cumplen 30 años de la creación de la Asociación de Universidades Populares de Extremadura, más conocida por sus siglas: AUPEX. Tres décadas contemplan a este colectivo, aunque la figura de la Universidad Popular tiene más de un siglo de historia. Son centros en los que trabajan más de 200 personas en nuestra comunidad, y cuyo valor reside en el hecho de que facilitan la participación ciudadana y la educación a lo largo de la vida. También en la especial relevancia que tienen en las zonas rurales. Igualmente destacable es su aportación a la intervención social y a la cooperación internacional.

El número de universidades populares en nuestra comunidad ha aumentado de forma exponencial: de las 12 que había en la región en sus comienzos, en 1992, se ha pasado a más de doscientas; señal -ha afirmado en Canal Extremadura Radio Mónica Calurano, la presidenta de la AUPEX, de que gozan de buena salud, aunque sigue siendo necesario -matiza- expandir más el proyecto. Calurano, que también preside la Federación Española de Universidades Populares, recuerda que la cifra de centros de conocimiento ha experimentado igualmente un considerable crecimiento, hasta superar en la actualidad las 75.

 

Entrada de la sede de la Universidad Popular de Guareña
Entrada de la sede de la Universidad Popular de Guareña

 

Áreas de actuación

Las principales áreas de actuación de las universidades populares son cuatro: cultura, salud, empleo y tecnologías, siendo estas dos últimas las más relevantes en su ámbito. Mónica Calurano no duda en asegurar que si ella fuese alcaldesa de un pueblo, esa localidad tendría universidad popular. Y recuerda el movimiento ciudadano que impidió el cierre de la Universidad Popular de A Coruña que había anunciado el primer edil de esa ciudad. Esos centros -asegura, basándose en su propia experiencia- representan un salto que permite ver la realidad de una forma diferente.

Las universidades populares son necesarias en cualquier pueblo o ciudad. Mónica Calurano, presidenta de AUPEX

El colectivo que agrupa a las universidades populares extremeñas se declara partidario de respaldar todo lo relacionado con la transición energética, y pone de manifiesto la trascendencia de dar pasos para frenar el éxodo juvenil, propiciando que la juventud de las áreas rurales de la región pueda quedarse a vivir y trabajar en sus localidades de origen. Este martes, un acto institucional en Mérida servirá para celebrar estas tres décadas formando a la población y ofreciéndoles oportunidades que en el mundo rural a las que es más difícil acceder que en entornos urbanos.

 

 

Mónica Calurano, presidenta de la Asociación de Universidades Populares de Extremadura (AUPEX)
Mónica Calurano, presidenta de la Asociación de Universidades Populares de Extremadura (AUPEX)​​​​​

 

Comentarios