5 Julio 2020, 14:59
Actualizado 5 Julio 2020, 15:03

Los pequeños cambios son a veces los que despiertan las mayores revoluciones sociales. Y esta ley es un ejemplo de ello. Cambiar unas pocas palabras y añadir una frase al Código Civil permitió el matrimonio entre dos personas del mismo sexo y legalizó la adopción homoparental, hace justo 15 años. La vida de muchas personas ya no ha sido la misma. No lo será.

Fue la conquista de un derecho. Pablo y Armando llevan once años ya casados y han constituido una familia. Tiene un hijo y no olvidan el día de la boda. "Fue emocionante y un paso importante a nivel personal, pero también social" por "el legado que dejamos a las futuras generaciones" de una sociedad más justa e igualitaria. 

Convertir el sueño en realidad era un reto de enorme magnitud para la época. Ese cambio permitió el amor en igualdad, sin condiciones, ni trabas.. abrió las puertas para que muchas personas pudieran formar su propia familia y hacerlo por todo lo alto sin ocultarse de nada ni nadie.

"Nada de boda íntima, habíamos ahorrado y nos acompañaron todos nuestros amigos y familia"

Isabel está casada gracias a esta ley y es concejala de diversidad en Plasencia. Dice que nunca  ha ocultado lo que siente y que sentía la necesidad de casarse por todo lo alto con quien llevaba gran parte de su vida. ·"Nada de boda íntima, habíamos ahorrado y nos acompañaron todos nuestros amigos y familia", nos comenta. 

La ley fue denunciada por algunos colectivos y partidos y tuvo aún que pasar más obstáculos, pero poco a poco los ha ido venciendo. Una de las batallas era el nombre que se le daba. Pedían que fuera matrimonio y finalmente así fue. Maria José se casó con Raquel. Ya tenían una hija y dar el paso de formalizar su relación se hacia necesario por la pequeña. Además, Maria José dice que esta ley hizo que se sintiera una ciudadana de primera, algo que hasta entonces no pasaba. 

Todavía hay obstáculos por vencer

Los avances sociales han hecho que el matrimonio igualitario sea motivo de orgullo para la mayoría, pero las trabas con las que se ha encontrado el colectivo siguen existiendo. Aún hay muchos pequeños gestos y actos cotidianos que cambiar. Entre ellos, los formularios de educación en donde sigue diciendo padre y madre y no progenitores o celebrándose el día de la madre en el colegio, cuando hay niños que tienen dos papás. "Habría que celebrar sencillamente el día de las familias, que es más inclusivo", apostilla Maria José que trabaja en fundación Triángulo. 

La reforma del Código Civil se publicó el 2 de julio en el BOE y entró en vigor el 3 de julio de 2005, con José Luis Rodriguez Zapatero como presidente del Gobierno, que estos días decía que esta decisión justificaba su vida. Fue un paso decisivo pero hay que seguir avanzando. Todavía queda. Pablo dice que ahora su reto es ver crecer feliz a su hijo, y lo es y que además lo haga en libertad e igualdad. Isabel quiere pensar en positivo y espera que, más pronto que tarde, habrá un mundo mejor, en donde nadie se girará cuando vea a dos personas del mismo sexo besarse o darse la mano por la calle. Eso sería lo ideal, añade.   


 

Temas

Comentarios