18 Agosto 2022, 12:01
Actualizado 18 Agosto 2022, 13:31

El máximo responsable de APAG Extremadura Asaja (la organización agraria más representada en el Consejo Asesor Agrario extremeño) no oculta su pesimismo sobre el futuro a corto plazo del campo extremeño. Asegura que la situación se agrava año tras año, empeorando incluso la que se ha vivido a causa de la pandemia.

En una entrevista en el informativo matinal de Canal Extremadura Radio, Primera Hora, Juan Metidieri tiene claro que estamos ante un escenario bastante complicado. Los meses de marzo y abril fueron propicios, debido a las lluvias que entonces cayeron sobre la región. Mayo, sin embargo, truncó esa racha: los regadíos se vieron muy afectados, de modo que en general las cosechas están por debajo de la previsto. Donde se preveían beneficios finalmente hay pérdidas.

Pérdidas en vino, aceite y tomate

Dentro del sector primario hay varios subsectores en los que los efectos de esta coyuntura están siendo particularmente adversos. Es el caso del tomate y la vendimia, donde las pérdidas previstas superan el 30% de la producción. En ambos casos son varias las zonas de nuestra comunidad en las que ni siquiera se va a recoger el fruto. El descenso de la producción alcanzará el 80% en la aceituna; y es que el aceite pasará de las 103.000 toneladas del pasado año a las 15.000 ó 20.000 de la actual campaña, aunque todavía es pronto para dar una cifra exacta.

En cuanto al tomate, el calor ha mermado las perspectivas iniciales, de modo que las 100 toneladas por hectárea que se esperaban recoger en esta campaña se quedarán finalmente en 60.000 ó 70.000.

Un respiro para la fruta

Mejor están las cosas en la fruta, donde la campaña transcurre con precios aceptables. Se ha admitido un menor calibre de la fruta que se recoge en nuestros campos, y es uno de los sectores que mejor están capeando la crisis. Por lo que a la ganadería se refiere, la preocupación de los productores se centra en el cielo: esperan que en los meses de otoño e invierno lleguen las ansiadas lluvias. Metidieri confía en que esas precipitaciones sean "más que aceptables", que es -sentencia- lo que de verdad necesita el campo extremeño.

El dirigente agrario reconoce que si el actual escenario de sequía se repite el próximo año, la región puede perder parte de los mercados conquistados en la expansión de los productos agroalimentarios extremeños.

Metidieri lamenta la situación de los arrozales de las Vegas del Guadiana, que tilda de "verdadera ruina" al estar como eriales, dado que este año no se han podido cultivar debido a la falta de ayudas a esos cultivos. Reconoce, por otra parte, que los incentivos al cultivo del girasol no han funcionado como se esperaba. Para evitar estas contingencias, aboga por que las campañas se planifiquen con más antelación y pide a la Junta que ofrezca soluciones con un mayor margen de tiempo.

No podemos esperar al último momento, y luego tomar medidas a la desesperada. Juan Metidieri, presidente de APAG Extremadura Asaja

 

Metidieri

Los precios

El problema de los precios sigue preocupando a los productores extremeños. Metidieri indica que la Ley de la Cadena Alimentaria no está surtiendo efecto; dice que no se ha avanzado en este terreno y exhorta a las administraciones a que hagan oficiales cuanto antes los costes de producción. En la uva los cifra entre 36 y 42 céntimos el kilo, y anima a los viticultores a que no firmen contratos que estén por debajo de esos números.

Regadíos y ayudas

El presidente de APAG Extremadura Asaja ha criticado las declaraciones del secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, en las que invitaba a los regantes a reducir la superficie de regadío. Según Juan Metidieri, esas palabras son un "error magistral" y denotan un desconocimiento absoluto de la situación del campo. Al respecto, el líder de APAG se apresuraba a subrayar que el riego genera riqueza.

Si hay regadío, hay riqueza, y tenemos más garantías en nuestra alimentación

Apuesta Metidieri por seguir favoreciendo los regadíos, y también por evitar desembalses no justificados que pueden perjudicar gravemente a los regantes. Finalmente, al margen de los 18 millones de euros para los cultivos que no se han podido plantar en las Vegas del Guadiana por la sequía, y de los 30 millones para paliar las consecuencias negativas de la invasión rusa en Ucrania, demanda a la Junta ayudas adicionales al olivar, el viñedo y el tomate, dado que considera injusto el reparto. Así las cosas, no descarta que pueda haber un "otoño caliente" con movilizaciones en el campo extremeño

Temas

Comentarios