19 Enero 2020, 14:18
Actualizado 19 Enero 2020, 14:26

Eran las 10 de la mañana. Luismi se colocaba la máscara y comenzaba a recibir una auténtica paliza de nabos. Piornal enloquecía... Kilos y kilos sobre este personaje mitológico, pero su armadura resiste cualquier embestida. Es una fiesta que comenzaba bien temprano con los dos jarramplas oficiales vistiendose para la ocasión. Hemos sido testigos de esta jornada tan especial.

Comentarios