6 Diciembre 2021, 5:00
Actualizado 2 Junio 2022, 20:08

La Siberia de Extremadura se encuentra al oeste de la región, limitando con Cáceres y al este con Castilla - La Mancha, y es la zona con más kilómetros de agua dulce de España. Está declarada Reserva de la Biosfera y adentrarse en ella es sumergirse en un auténtico remanso de paz en el que disfrutar del turismo de observación de flora y fauna.

Una de las primeras paradas obligadas en el recorrido por La Siberia la encontramos en Orellana la Vieja, lugar en el que se encuentra el pantano que alberga una playa de agua dulce y un puerto deportivo distinguidos con la bandera azul por su calidad, algo excepcional en el turismo acuático interior en el resto del país. 

Aquí se ubica también el Centro Ibérico de Vela de la localidad desde el que se enseña a los nuevos navegantes y se celebran competiciones de vela con infinidad de embarcaciones. José Carlos, uno de sus responsables, ha explicado a las cámaras de 'Buen Viaje' que el turismo de navegación es una forma diferente de conocer Extremadura prácticamente en cualquier época del año. 

Está declarada Reserva de la Biosfera y adentrarse en ella es sumergirse en un auténtico remanso de paz

El embalse en el que se ubica destaca por la gran cantidad de agua que puede tener, un detalle que lo hace propicio para albergar competiciones de vela, como lo es también la gran distancia que hay hasta la orilla. "La gente no lo conoce todavía" explica José Carlos mientras subraya las emociones que provoca adentrarse en sus aguas y sentir el aislamiento en plena naturaleza.

El paraíso de la miel

La siguiente para de esta ruta por La Siberia se encuentra en Fuenlabrada de los Montes, el pueblo de la apicultura en el que el 90% de la población vive de la producción de miel. Es sin duda el motor económico de la zona y es fácilmente comprobable con solo recorrer sus calles. En esta localidad se encuentra 'El portezuelo', una casa rural que se erige como base de operaciones desde la que descubrir toda La Siberia mientras se disfruta de las comodidades de las que dispone al tiempo que permite al viajero desconectar de la rutina diaria. 

La tradición apicultora se muestra en el museo de la localidad
La tradición apicultora se muestra en el museo de la localidad | Canal Extremadura

Hasta aquí se desplazan multitud de viajeros atraídos por las opciones de pesca, caza, micología y turismo de observación que se pueden encontrar en la zona. La localidad también presume de producción de miel con un museo dedicado a la apicultura, ubicado en un lugar excepcional desde el que es posible ver desde las estribaciones de los Montes de Toledo hasta Las Villuercas. 

Aunque las vistas son espectaculares, no es menos importante lo que alberga en su interior, pues este museo permite conocer todo el legado apicultor del pueblo que perdura y se da a conocer también entre los viajeros. La visita dura una hora y en ella se dan a conocer los entresijos del oficio de la apicultura y también se ofrece a los turistas la posibilidad de ver en primera persona una colmena viva.

Sin embargo, una de las partes más atractivas es la degustación de mieles de diferentes variedades, como la monofloral de naranjo, de encina y de flores común. 

Cordero y miel: combinación perfecta

El alto en el camino para comer lo podemos establecer en Herrera del Duque, pues se encuentra a tan solo diez minutos en coche desde este punto y en el Hostal Paco's podemos degustar uno de los platos estrellas de la zona.

La cocina de este establecimiento prepara la paletilla de cordero con miel que, acompañado con una ensalada de rulo de cabra con nueces, pasas, cebolla caramelizada y miel hará las delicias del viajero.

Cordero con miel, dos ingredientes de la zona
Cordero con miel, dos ingredientes de la zona | Canal Extremadura

El recorrido por La Siberia que te proponemos termina a unos 25 kilómetros, en Valdecaballeros, lugar en el que podemos encontrar un bosque catalogado como corredor ecológico y convertido en una de las zonas de paso de animales más extensas de Extremadura.

Este tipo de corredores existe fauna muy diversa, pero este en concreto es un lugar privilegiado para ver aves forestales y especies emblemáticas como la cigüeña negra. Al no existir población cercana, el corredor es un remanso de paz en el que vivir la naturaleza supone toda una experiencia sensorial que relajará a los viajeros en busca de esta tranquilidad. 

Pero sin duda, uno de los espectáculos de la naturaleza que se puede disfrutar principalmente en otoño es la berrea, el canto de amor de los ciervos machos, que pone la banda sonora a esta zona como colofón del viaje. 

La berrea es un auténtico espectáculo de la naturaleza en esta zona de Extremadura
La berrea es un auténtico espectáculo de la naturaleza en esta zona de Extremadura | Canal Extremadura

Para disfrutar de este regalo de la naturaleza hay que viajar hasta Helechosa de los Montes, a orillas del pantano del Cíjara, y hay que ser cauto para poder ver a los ciervos principalmente al atardecer, por la noche o al amanecer.

Un momento único que es difícil ver en otros rincones del país según detalla Cecilia, una experta en la berrea acostumbrada a acompañar a los turistas que llegan hasta aquí dispuestos a vivirlo en primera persona. 

¿Te has quedado con ganas de más? Conoce aquí todos los detalles de este viaje.

Más Información
Imagen
Las escenas representadas en sus muros y bóveda le han valido el título de 'Capilla Sixtina extremeña'

Así es la espectacular Capilla Sixtina extremeña ubicada en Fuente del Arco

Imagen
El agua y la vegetación son los grandes atractivos del Valle del Jerte

El Valle del Jerte extremeño: paraíso natural y pasión por la naturaleza

Imagen
Entre encinas y estrellas, en Fregenal de la Sierra

La Sierra Suroeste de Extremadura, un paraíso para la observación del cielo

Comentarios