5 Junio 2020, 11:16
Actualizado 5 Junio 2020, 14:55

 

 


Collage con trazos de Residente, las confidencias de seres sentipensantes y las sensaciones que dejan los primeros reencuentros de abrazos prohibidos.


Todavía hoy el  amor se llama prudencia e invita a querer sin tocar.   Cortocircuito impensable.

 

Paseamos desde el desgaste por seguir el  "camino correcto" de proteger mirando de lejos , a la sensación de goce por el regalo que supone,  aún con mil capas protectoras,  tener  delante delante a quien queremos. Saber que está. 

     Que “Eres.

                    Me basta”.

 

 

Música: Residente. Antes que el mundo se acabe.
 

 

Comentarios