Badajoz
13 Septiembre 2021, 12:01
Actualizado 13 Septiembre 2021, 12:07

La capital pacense afronta una oleada de robo de catalizadores de vehículos al registrarse casi una veintena de casos desde agosto hasta hoy según ha podido saber Canal Extremadura y confirman fuentes policiales. El mes de agosto terminó con un detenido por este tipo de robos al que se le imputan hasta 18 sustracciones de catalizadores en vehículos aparcados en la ciudad, motivo por el cual ha llegado a ingresar en prisión, aunque quedaba en libertad 72 horas después. La investigación sigue abierta y no se descartan más detenciones porque se cree que podría tratarse de una banda organizada.

Además, hace tan solo unos días, el 6 de septiembre, agentes de la Policía Nacional detenían a otra persona que ya había perpetuado el robo de un catalizador en un vehículo aparcado en el Hospital Universitario de Badajoz y que se disponía a realizar la misma práctica en otro coche aparcado en la misma zona. Las personas detenidas en ambos casos son de origen portugués y podrían estar vinculadas con bandas del este de Europa.

La investigación de la Policía Nacional sigue abierta y no se descartan más detenciones

Los catalizadores de los coches tienen en su interior una serie de elementos nobles como el Paladio, el Platino o el Rodio cuyo valor en el mercado negro puede aumentar hasta los 300 o los 400 euros y, una vez tratado, su precio se podría disparar en función del valor de mercado

El informe elaborado por la Policía Nacional y al que ha tenido acceso Canal Extremadura señala que el precio medio en la primera semana de agosto de 2021 para el Platino era de 30.000 euros el kilo, mientras que el Rodio ascendía hasta los 830.000 euros el kilo y el Paladio a los 72.000 euros el kilo.

Estos elementos se encuentran en los coches para controlar y reducir la emisión de gases nocivos expulsados por el motor de los vehículos y su instalación es obligatoria en los coches comercializados en Europa desde 1992.

Sin apenas consecuencia

Las consecuencias legales de pillar a uno de estos ladrones con las manos en el catalizador pueden llegar a ser anecdóticas pues al no tratarse de un robo con fuerza se considera la acción un delito de hurto en el que se le podría condenar como mucho a una pena de entre 6 y 18 meses de prisión que, sin antecedentes previos, podría ser suspendida. 

Esto hace que los agentes de la Policía Nacional traten de demostrar que este tipo de acciones se realizan bajo las órdenes de una banda organizada, un hecho que podría imputar a los detenidos el delito de pertenencia a organización criminal, incrementando la pena de 1 a 3 años de prisión. Así lo explica el abogado Fernando Cumbres a Canal Extremadura cuando le plantea los diferentes escenarios legales a los que se podrían enfrentar.

 Se realizan bajo las órdenes de una banda organizada

El método que siguen para realizar este tipo de robos es complejo, pues se sitúan bajo el vehículo que asaltarán con una sierra y se disponen a cortar la zona del elemento automovilístico que alberga en su interior los elementos nobles mencionados anteriormente: Paladio, Platino y Rodio. Se da la circunstancia de que los últimos robos se han registrado en una zona, el Hospital Universitario de Badajoz, en la que muchos vehículos pueden llegar a pasar horas estacionados al ejecutarse el robo de madrugada.

Una vez elegido el coche que sufrirá el robo los ladrones se sirven de gastos de tijeras con ruedas para realizar la maniobra con una sierra eléctrica o manual o también con una sierra radial. Para ocultar la acción utilizan otro vehículo que aparcan al lado del que sufrirá el robo con la finalidad de ocultar la maniobra.

Sin soporte del seguro

La reparación o reposición del catalizador del vehículo puede llegar a oscilar entre los 2.000 y los 5.000 euros si la pieza es original, pues la mayoría de las aseguradoras no corren con los gastos de su reposición si es la única pieza robada por los cacos. Esto hace que muchas víctimas de estos robos opten por buscar la pieza directamente en los desguaces de vehículos donde su precio es infinitamente más bajo que en los concesionarios oficiales de las diferentes marcas.

La reparación o reposición del catalizador del vehículo puede llegar a oscilar entre los 2.000 y los 5.000 euros 

Las aseguradoras alegan que se trata de un hurto de elemento exterior y que, normalmente, no está cubierto por la póliza del vehículo salvo que se trate de una cobertura a tercero ampliada a todo riesgo. Algo que según fuentes policiales, en vehículos con más de diez años de antigüedad, no se suele dar.

Al ser una pieza tan deseada tanto por los ladrones como por las víctimas de este tipo de robos, los desguaces tratan de darle salida a la mayor brevedad posible para evitar sufrir también robos en sus instalaciones.

Los modelos 'preferidos' por los cacos

La Policía Nacional explica en un informe detallado que en anteriores ocasiones se ha determinado la preferencia de los ladrones por los catalizadores de las marcas Peugeot y Citroën matriculados a principios del siglo XXI, pero en lo sucesivo ese interés ha ido cambiando hacia otras marcas como Seat, Audi, Volkswagen y Skoda. También por los de la marca Opel y especialmente los modelos Opel Astra.

Ahora, en los últimos robos perpetrados en esta oleada, los ladrones se han inclinado casi exclusivamente por modelos de marcas japonesas, como Honda, Toyota y Mitsubishi.

 

Comentarios