14 Marzo 2022, 10:53
Actualizado 14 Marzo 2022, 21:36

En Hervás dos agentes de la Guardia Civil han salvado la vida a un niño de apenas 21 meses que se encontraba en parada respiratoria. Su padre les pidió ayuda y los agentes lo trasladaron rápidamente al centro de salud, donde consiguieron estabilizarlo.

Todo ocurrió el pasado miércoles. Entonces, la casualidad hizo que Javier Gil y Saúl Alcón se convirtieran en dos héroes. Patrullaban por una avenida de Hervás, cuando vieron al padre pidiendo auxilio: "nos suplicaba que le ayudáramos, que el niño se le iba a morir en brazos".

"Nos suplicaba que le ayudáramos, que el niño se le iba a morir en brazos"

Rápidamente le subieron al coche y lo trasladaron hasta el centro de salud donde afortunadamente consiguieron reanimarlo, tal y como relata la enfermera que lo atendió. 

Aunque el tiempo, dicen, pareciera eterno, escuchar al niño llorar ha sido de lo más emocionante de sus carreras como agentes. Saúl dice que "aquello fue un gran alivio. Yo como padre de dos niños pequeños, la verdad es que ahí vi el cielo abierto, después de haberlo pasado tan mal durante el traslado del pequeño".

"La espera fue lo más angustioso"

Algo que confirma Javier que reconoce que "la espera fue lo más angustioso. Un minuto, dos...y luego escuchamos al niño llorar y todos respiramos tranquilos y felices".
 
Desde entonces, las muestras de cariño han sido continuas durante esta semana, pero lo importante sin duda..es que el pequeño tras ingresar en el Hospital Virgen del Puerto de Plasencia ya se encuentra en casa y bien.

Comentarios