20 Mayo 2022, 14:38
Actualizado 20 Mayo 2022, 14:38

El elevado precio de la electricidad, las ayudas públicas y las más de 3.200 horas de sol que tiene Extremadura, están impulsando la instalación de pequeñas fotovoltaicas para autoconsumo en viviendas y negocios. 

"Quien tiene un tejado tiene un tesoro", asegura Javier Domínguez de la empresa Cambio Ecológico, a su juicio el sector de la instalación del autoconsumo está experimentando un pequeño boom. Su empresa está radicada en Coria pero opera en más de 20 provincias del país, dice que el año pasado montaron más dos mil instalaciones y este año tiene previsto superar las tres mil, buena parte de ellas en Extremadura. Esa sensación de crecimiento la ratifica el director general de Energía y Minias de la Junta, Samuel Ruiz, quien confirma que en los cuatro primeros meses del año la Junta ha autorizado tantas instalaciones como en todo 2021

En viviendas se suelen instalar placas con una potencia de entre 3 y 8 kilowatios, cuyo coste oscila entre los 4 y 8 mil euros. El tiempo medio de amortización se ha venido estableciendo entre los 6 y 8 años pero ahora ese periodo puede ser mucho menor debido al elevado coste de la energía y a las ayudas disponibles. Las de la Junta pueden suponer hasta el 40 por ciento de la inversión 

¿Se pueden acabar el dinero de las ayudas públicas?

No parece probable. A este fin la Juna de Extremadura ha destinado este año 14 millones de euros en seis líneas de ayudas. Solo para el autoconsumo residencial hay más de 4,5 millones de euros. El director general de Industria asegura que si se acaba la dotación se puede solicitar más al Estado, "Extremadura lleva subvencionando el autoconsumo desde 2016, antes lo hacíamos con fondos propios  pero ahora proceden del Plan de Recuperación del Gobierno de España y si se acaban se puede pedir más".
 

Eso sí, ese dinero puede tardar varios meses en llegar. Para los que no quieran o no puedan desembolsar todo el dinero de golpe también cabe la posibilidad de financiar el proyecto. Francisco Caballero de la empresa Excomluz explica que "hay empresas instaladoras que tienen acuerdos con entidades bancarias para facilitarle al cliente el acceso al crédito o a un crédito puente mientras llega el dinero de la Junta".

Con estas instalaciones ¿dejaremos de depender del mercado eléctrico?

Es poco probable, la energía renovable es difícil de almacenar y, además, puede que no dispongamos de toda la potencia que necesitamos en un momento dado, por la noche o en momentos de mucha actividad. Por ello, los expertos, más que acumular en baterías, apuestan por verter nuestro excedente a la red  y que luego nuestra distribuidora nos descuente lo que hemos producido previamente.

Es importante que la instalación este bien hecha, ya que su vida útil tiene que alcanzar los 25 años y además debe contemplar nuestras necesidades futuras, como la recarga de un coche eléctrico o la alimentación de sistemas de aerotermia. 

Los expertos dan por hecho que en unos 5 años todos los tejados estarán recubiertos por este tipo de infraestructuras. Extremadura tiene instaladas 40 MW en autoconsumo y el objetivo que persigue la Junta es es superar los 200 MW en 2030. 

Comentarios