4 Octubre 2022, 15:16
Actualizado 4 Octubre 2022, 15:16

Hay sectores en los que no hay paro y falta mano de obra. Uno de ellos es el del transporte. Algunas empresas extremeñas de autobuses tienen problemas para encontrar conductores. La causa la encontramos en unas condiciones laborales que no concuerdan con las exigencias legales a los trabajadores del sector. 

La empresa Leda, por ejemplo, ha tenido que cancelar este verano sus viajes turísticos y rutas discrecionales a las playas. Y temen que pronto afecte a las líneas regulares. El problema radica, aseguran, en la falta de experiencia de los conductores ha apuntado José Emilio Cruz, consejero delegado de Leda. 

El transporte escolar, con rutas más cortas, podría facilitar esa experiencia inicial a los conductores de autobús noveles; sin embargo, tampoco garantizan buenas condiciones en el empleo, como nos ha contado Juan Antonio Masa, presidente de la Asociación de Transporte escolar. "No es un puesto atractivo por tener que trabajar de lunes a lunes por 450 euros. Eso es lo que tenemos en Extremadura". 

Y para ponerse al frente de un autobús, los conductores necesitan un permiso y una capacitación que supone una inversión de entre 1.500 y 2.000 euros. A veces más. Por eso, quienes se animan a formarse, se aseguran antes un puesto de trabajo, ha asegurado Patricio Lavado, de la Autoescuela Martín. 

En las academias, tras la pandemia, han aumentado la demanda. Pero el relevo generacional no está garantizado. Hay sólo un 2% de conductores menores de 30 años. Y son muchos los que se jubilan. El año pasado se quedaron vacantes 2.500 puestos de conductor de autobús en todo el país. 

Comentarios