20 Mayo 2021, 17:54
Actualizado 21 Mayo 2021, 09:04

Conducir con alergia puede aumentar un 30% el riesgo de sufrir un accidente durante el trayecto según publica la Revista de la DGT Tráfico y Seguridad Vial. De hecho, hasta el 75% de las personas alérgicas admite que la alergia reduce su capacidad para conducir.

Los datos son preocupantes porque el 30% de la población padece algún tipo de alergia y cada año más de un millón de personas acude por primera vez a la consulta de un especialista. Los expertos creen que en el año 2050 hasta el 50% de la población adulta sufrirá rinitis alérgica (por polen, fundamentalmente a la gramíneas).

Además, más de la mitad de los alérgicos sufre alteraciones del sueño y 2 de cada 5 de quienes tienen rinitis también sufren somnolencia diurna, lo que interfiere en las actividades de su día a día.

Conducir "a ciegas"

Según señala una conocida plataforma, sufrir un pico de alergia mientras vamos al volante (con repetición de estornudos, ojos llorosos y constante moqueo), disminuye la atención que prestamos a la carretera. Por ejemplo, a una velocidad de 90 km/h, una secuencia de estornudos de cinco segundos equivaldría a recorrer 140 metros "a ciegas". Esta distancia aumenta si añadimos el momento previo al estornudo (durante la sensación de picor) y el instante después hasta que recuperamos la atención sobre la carretera.

A una velocidad de 90 km/h, una secuencia de estornudos de cinco segundos equivaldría a recorrer 140 metros "a ciegas"

De acuerdo a las fuentes consultadas por la plataforma, la irritación y el lagrimeo son los efectos más peligrosos: aumentan la sensibilidad a las luces y el sol y la sensación de fatiga y afectan directamente a la visión, uno sentido fundamental para conducir.

¿Y si tomamos medicación?

A pesar de que un correcto tratamiento es clave para reducir los efectos de la alergia, solo el 20% de quienes la padecen está tratados por un especialista médico. El resto, el 80%, o no toma nada o se automedica. Esto último es peligroso para la seguridad vial porque un consumo erróneo de medicamentos puede alterar nuestra capacidad para conducir. De hecho, se estima que el 10% de los accidentes de tráfico está relacionado con esto.

Además, no podemos olvidar que algunos medicamentos muy comunes pueden producir somnolencia, mareos o pérdida de apetito, lo que influye directamente en nuestra capacidad para conducir. 

Más Información
Imagen
Imagen del accidente minutos después de producirse

El estornudo de un conductor provoca un accidente de tráfico en Plasencia

Imagen
Tanto Cáceres como Badajoz tendrán los mayores índices de concentración polínica

Extremadura, una de las regiones españolas con mayor nivel de polen esta primavera

 

Comentarios