31 Agosto 2021, 14:36
Actualizado 31 Agosto 2021, 14:36

Las imágenes del macrobotellón ilegal del pasado fin de semana en Cáceres han hecho saltar todas las alarmas. La Policía no pudo actuar para disolver a los más de 500 jóvenes concentrados en el recinto ferial cacereño por falta de medios. También porque cualquier actuación disuasoria podría provocar daños mayores.

Y para evitar precisamente llegar a ese punto, los agentes piden previsión ante las actuaciones. En palabras de Toni Mesa, secretario general de UNIJEPOL Extremadura (asociación que agrupa a jefes y mandos de las Policías Locales), es necesario anticiparse a que estas concentraciones lleguen a producirse para poder efectuar las sanciones correspondientes y no llegar al punto que se vivió el pasado fin de semana en Cáceres.

Los agentes aseguran que hay falta de medios para disolver estos macrobotellones una vez se concentran, pero también, afirma Mesa, "sobran irresponsables".

 

Fiestas en campos

Otro de los caballos de batalla son las fiestas ilegales en campos cercanos a los municipios. En este caso, reconoce Toni Mesa, los agentes están mucho más limitados en sus actuaciones. Y es que si el propietario no quiere abrir la puerta, los agentes no pueden entrar en la propiedad.

Eso sí, aunque no se pueda denunciar a los asistentes a la fiesta en el momento que esa se celebra, los agentes vuelven a visitar la propiedad días después para proceder a la denuncia correspondiente contra el propietario de la misma.

 

Comentarios