17 Abril 2022, 11:49
Actualizado 17 Abril 2022, 11:49

Acaba una Semana Santa muy esperada por el sector turístico y la hostelería. El tiempo no acompañó los primeros días, pero sí lo ha hecho en la recta final de las celebraciones.

La imagen de estos días ha sido la de terrazas y restaurantes llenos en las principales zonas turísticas de la región. Tras la particular penitencia vivida por los hosteleros, llega la resurrección del sector. Muchos establecimientos han estado al completo porque los turistas, empujados además por el tiempo casi veraniego de los últimos días de la Semana Santa. 

Quien viene, aprovecha para degustar las riquezas de esta tierra, siempre con el jamón como abanderado de la gastronomía extremeña. "Con la caña y el jamón estamos estupendamente", explica una turista. "A mi me encanta el jamón, lo como estos días y me llevo uno a Madrid", añade otro.

Pero no solo en las grandes ciudades. En las casas rurales de la región también están contentos de cómo han ido estas vacaciones. Hacia tiempo que soñaban con volver a la normalidad y esta Semana Santa ha sido algo bastante parecido a lo que había antes del covid. Victoria Bazaga, de la Federación Extremeña de Turismo Rural, sitúa la ocupación en el 95%: "Han sido muchísimos los establecimientos completos de jueves a domingo, ha llegado mucha gente de todas partes de España", asegura. "El norte de Extremadura ha alcanzado prácticamente un 100%, apenas ha quedado alguna plaza suelta en algún alojamiento", coincide Nacho Lozano, de Turismo Norte de Extremadura.  

Uno de los síntomas de la recuperación del turismo ha sido el lleno también en muchas actividades al aire libre que han llenado las plazas de pueblos y ciudades. Ha sido, dicen, una Semana Santa espectacular. 

Comentarios