5 Julio 2021, 17:20
Actualizado 5 Julio 2021, 17:20

Se trata del primer descubrimiento importante de la nave espacial Hope, enviada con éxito a la órbita de Marte por los Emiratos Árabes Unidos el pasado mes de febrero. La semana pasada la Agencia publicó unas imágenes sin precedentes en la historia de una aurora marciana, fenómeno que puede producirse en todo el planeta rojo.

En la Tierra, las auroras se dan cerca de los polos y se producen cuando las partículas eléctricas procedentes del Sol son desviadas por el campo magnético terrestre. Sin embargo, en Marte las auroras se pueden ocurrir en todas las latitudes, desde el otro extremo del planeta hasta los polos en el ecuador.

previ
Primeros registros de auroras en Marte, procedentes de la misión Hope.

Esta distribución puede explicarse por las características particulares del campo magnético de Marte. Mientras que el de la Tierra está producido por los movimientos de convección del hierro líquido que forma el núcleo, en el caso de Marte, se enfrió hace miles de millones de años privando al planeta de un campo magnético. Estos campos atraen las partículas del viento solar que generan el resplandor de la aurora cuando penetran en la atmósfera superior.

El estudio de estos fenómenos permite comprender la desaparición de la atmósfera marciana

Aunque lo extraño es que algunas partes de la corteza marciana aún conservan cierto magnetismo. Se distribuyen en todas las direcciones del planeta y generan campos magnéticos de fuerza desigual, según Justin Deighan del Laboratorio de Física Espacial de la Universidad de Colorado, colaborador de los Emiratos Árabes Unidos en la Misión Hope.  

Los científicos encontraron que una forma de aurora marciana ocurría sólo en la parte iluminada del planeta, mientras que las otras dos durante la noche. Otro fenómeno de auroras ocurre durante las grandes tormentas solares, iluminando todo el disco del planeta.

previ
Localización de auroras aisladas en la noche marciana. 

La toma de fotografías de la aurora no fue inicialmente parte de las observaciones científicas planificadas de la misión Hope. La ambición de la misión emiratí es sobre todo estudiar mejor la dinámica de la atmósfera marciana y comprender por qué esta atmósfera se escapa al espacio.

Pero antes del lanzamiento de la sonda, los científicos se dieron cuenta de que uno de sus instrumentos, el espectrómetro ultravioleta diseñado para estudiar la cantidad de hidrógeno y oxígeno en la atmósfera superior, también podría usarse para observar la aurora. Ahora que los científicos saben que es posible observar la aurora con el orbitador Hope, se pueden explorar nuevas vías de investigación, en particular para comprender la composición de las partículas que causan las auroras.

La sonda Hope, ubicada a una altitud de 43.000 km, ofrece una vista sin precedentes del fenómeno a escala global.


Sin embargo, ya se sabe de hace tiempo de la existencia de este tipo de fenómenos. En diciembre de 2014 el satélite Maven de la NASA detectó auroras boreales en el hemisferio norte similares a las que se ven en la Tierra y diez años antes los astrónomos habían notado la existencia de ellas en el hemisferio sur gracias a las observaciones de la sonda Mars Express. 

previ
Recreación artística de una aurora en Marte.

 

Comentarios