20 Abril 2022, 21:22
Actualizado 20 Abril 2022, 21:22

"Pido perdón a la familia y a la niña, que no tiene nada de culpa en esto". Lo ha dicho el acusado en su turno de última palabra, antes de terminar el juicio. Se refiere a la hija del fallecido, que en el momento del crimen tenía cuatro años. Así ha terminado el juicio por la muerte de un hombre en Navalvillar de Pela hace dos años, en octubre de 2020. Este jueves se reunirá el jurado popular para dictar su veredicto.  

Todas las partes mantienen las penas que solicitaban al inicio. La fiscalía solicita 12 años y medio porque considera como atenuante que actuó en un estado de ira. Algo "que no le impidió en ningún momento conocer lo que estaba haciendo y cuáles podían ser las consecuencias de su actuar, pero que sin embargo sí le pudo hacer actuar de una forma impulsiva o poco reflexiva", ha señalado el fiscal en sus conclusiones.

Las acusaciones particulares niegan cualquier atenuante y mantienen su solicitud de 15 años de prisión. Consideran que los informes periciales que dicen que actuó en un arrebato no son concluyentes. "Aquí no hay un impulso, el impulso es que este señor le ve, entra, sale, entra a por el cuchillo y lo mata", ha señalado, también en sus conclusiones, el abogado de la acusación particular, Luis Martínez. La otra acusación particular, que representa a la hija del fallecido, también pone en duda el informe que afirma que actuó en un estado de arrebato. "Sólo hay dudas, no hay ninguna certeza, es decir no se trata de un infome concluyente, que sea lo suficientemente exhaustivo como para ser merecedor de la aplicación de la atenuante", ha señalado el abogado Javier Quintana.

"Y dicten veredicto, no de inocencia, sino de culpabilidad, pero culpabilidad con la apreciación de las atenuantes"

La defensa mantiene que lo hizo al verse amenazado, junto a sus suegros, por el bastón que portaba la víctima. "No podemos plantear ese bastón como un arma baladí, sin capacidad de lesionar o de hacer mucho daño, lo puede hacer", ha recalcado el abogado defensor, Enrique González. "Y dicten veredicto, no de inocencia, sino de culpabilidad, pero culpabilidad con la apreciación de las atenuantes", ha concluido en su turno de conclusiones. Aunque han retirado algunas atenuantes, mantienen las de confesión, arrebato, estado de necesidad y reparación del daño. Siguen pidiendo una pena de entre dos años y medio y cinco de cárcel.

La víctima tenía 34 años y era vecino de Talarrubias y el presunto homicida, 39 y es vecino de Gargáligas. Este hombre supuestamente asestó una puñalada mortal en el costado al otro varón con un cuchillo de 15 centímetros.

Una relación extramatrimonial sería la causa

Los hechos se produjeron tras una fuerte discusión entre ambos, que tenía como trasfondo una supuesta relación extramatrimonial del fallecido con la mujer del acusado, que residía con su pareja en Navalvillar de Pela. Hasta allí al parecer había acudido el fallecido a bordo de su automóvil con un palo. 

 
 

Más Información
Imagen
Acusado en el juicio de Mérida
my image

Arranca el juicio por la muerte de un hombre en Navalvillar de Pela hace dos años

Comentarios