Mérida
20 Octubre 2021, 15:00
Actualizado 20 Octubre 2021, 15:00

El alcalde del municipio cacereño de Serradilla, la localidad con más hectáreas del parque Nacional de Monfragüe, ha sido claro y directo con Iberdrola. Tras los desembalses de este verano, que han generado balsas de lodo y putrefacción en el Tajo, Fran Sánchez les ha pedido "que se vayan del Parque". 

El bajo nivel del agua del río Tajo a su paso por el municipio está dejando a relucir uno de los puentes sumergido bajo las aguas. Una situación que produce micro algas, creando un aspecto verdoso, pastoso y mal oliente en el agua. Desde Ayuntamiento culpan a Iberdrola de estar vaciando los embalses para generar electricidad. Así, el primer edil se lamenta de que "no podemos aprovechar nuestro corcho, nuestra resina, nuestra caza, nuestra pesca, porque la ley 30/2014 de Parques Nacionales nos lo impide, pero también impide, recuerda, los aprovechamientos hidroeléctricos".

El daño medioambiental en pleno corazón del Parque tiene también repercusiones económicas, ya que el barco turístico del Tajo no puede navegar. Por eso, los serradillanos se quejan de esta situación. "Si no hacemos nada, va a ser un pueblo vacío, vivimos del Parque", reivindica una vecina. Los negocios del pueblo como los bares y las casas rurales no podrán seguir porque los visitantes vienen también a ver los buitres", recuerda otro vecino.

Respuesta de Iberdrola

Desde Iberdrola aseguran que están cumpliendo con la ley y que la situación actual no es responsabilidad suya. Algunos técnicos de la hidroeléctrica han visitado ya la zona. Aún así, el alcalde ha insistido en que continuará en su lucha hasta que se cierre la central hidroeléctrica del Tajo, desde donde se producen los desembalses. 

 

 

 

Comentarios