1 Marzo 2022, 15:33
Actualizado 1 Marzo 2022, 15:33

El proyecto empresarial del Grupo Ruiz, que en 2020 puso en servicio 50 vehículos eléctricos biplazas de alquiler en Badajoz, prevé incrementar su flota este año en 150 vehículos más y llegar así a los 200, debido a los buenos resultados de la iniciativa.

Como ha manifestado a Efe el gerente de Grupo Ruiz, Julián Pocostales, la iniciativa de carsharing comenzó justo antes del confinamiento, y una vez superados los momentos más difíciles de la pandemia y las restricciones de movilidad, el proyecto "se ha desarrollado muy bien" hasta la fecha.

Este periodo inicial ha servido también "de prueba", para comprobar la fiabilidad de los vehículos, la gestión de la iniciativa a través de una App, la respuesta de los usuarios y la logística del proyecto empresarial, el cual ha sido realizado además en Extremadura gracias "al talento existente en la región".

Tras este periodo se ha decidido encargar 150 vehículos más, lo que convertirá a Badajoz "en la ciudad española con más vehículos de este tipo por habitante".

No obstante, estas nuevas adquisiciones "no buscan competir con ninguna ciudad, sino competir con el vehículo privado, pues el objetivo es lograr la movilidad sostenible eficiente desde un punto de vista medioambiental".

Sin embargo, como acontece ahora con la adquisición de cualquier otro coche, el proceso de petición no ha podido esquivar la problemática de suministro de microchips, de ahí que la fecha exacta de la llegada de estos nuevos vehículos eléctricos a la ciudad dependa de esta circunstancia. En este sentido, "se barajan todas las alternativas" en el objetivo de disponer de los nuevos vehículos este año.

Pocostales ha destacado todo este tipo de iniciativas en la ciudad en la lucha contra la contaminación y a favor de una Badajoz "sostenible".

En su opinión, el "respeto" de los usuarios a estos vehículos demuestra que son conscientes de la importancia que tienen en esta apuesta de la ciudad por la eficiencia medioambiental.

La iniciativa empresarial posee, igualmente, un fin social, pues además de dar empleo a personas con discapacidad destina el uno por ciento de la recaudación a ayudar a niños de Sierra Leona gracias a la Fundación Atabal.

Comentarios