13 Junio 2022, 14:09
Actualizado 13 Junio 2022, 15:00

La Consejería de Educación está estudiando el uso de enfriadoras adiabáticas y láminas de control solar como una solución para combatir el calor en las aulas, al considerar que la climatización convencional con frío "no es, actualmente, una solución adecuada al problema de la temperatura elevada" en estos espacios.

"La instalación de climatización convencional en todos los centros supondría una inversión enorme de difícil estimación para solucionar un problema estacional cuya duración suele ser breve", ha concluido un informe realizado por el Servicio de Obras de este departamento.

De acuerdo con este estudio, según han informado fuentes de Educación, para una climatización convencional con frío sería necesario actuar en los 700 centros educativos y el coste total de la reforma y ampliación de la instalación eléctrica, más la climatización, ventilación y recuperación de calor supondría una inversión de entre 200 y 300 millones de euros.

Además, indica, sería necesario ampliar la potencia eléctrica contratada, lo que conllevaría un aumento de la factura eléctrica para todo el año "cuando el periodo de uso anual (algunos días de mayo, junio y septiembre) sería relativamente breve".

Frente a ello, la Consejería trabaja en un proyecto piloto para la mejora de la climatización en el colegio "Ciudad de Mérida" de la capital autonómica, cuyos ventanales y lucernarios proporcionan excesiva cantidad de luz y emisión de calor en las aulas.

Como solución se han planteado dos alternativas -cuyas primeras conclusiones se conocerán en octubre- para valorar la eficacia de cada una de ellas y poder exportar las conclusiones del estudio al resto de la red de centros.

Entre ellas figura la instalación de láminas transparentes externas, de control solar, que reducen las radiaciones ultravioletas y la temperatura y que se han instalado en una tercera parte de los espacios.

La otra alternativa es un sistema de climatización con enfriadoras adiabáticas -consistentes en pequeñas réplicas de torres de ventilación cuyo principio es la reducción de temperatura por evaporación de agua-, que se ha instalado en otra tercera parte del colegio.

Según la Consejería, este nuevo sistema es "mucho más económico que la colocación de aparatos de aire acondicionado convencional y menos costoso su consumo".

En el resto del colegio no se actuará para tener una zona testigo de las condiciones iniciales y poder comparar con la nueva situación creada por láminas y enfriadoras.

Según la Consejería, la mayoría de los centros educativos de Extremadura tienen más de 30 años de antigüedad y, aunque muchos de ellos han sido reformados mejorando su eficiencia energética, la calificación energética de partida de estos sigue siendo baja, salvo en el caso de las nuevas edificaciones.

Ha alegado además que un estudio realizado en 2018 en centros educativos de Mérida y Cáceres concluyó que los días en los que la temperatura había podido afectar y condicionar el confort térmico y comprometer el rendimiento escolar fueron 9 días al año en la primera ciudad y 5,25 en la segunda.

La Consejería ha destacado además que todas las nuevas edificaciones cumplen con el Código Técnico de la Edificación y con el Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios, entre otras normativas, que mejoran las certificaciones energéticas de los centros.

Asimismo, trabaja en dos programas financiados con fondos Feder, con una inversión de 15 millones de euros, para la reforma o sustitución de las carpinterías exteriores de baja eficacia y las obras complementarias necesarias en la envolvente térmica en colegios e institutos de la región.

Paralelamente, "está a punto" de firmar los contratos de 15 lotes para la realización de las auditorías en todos los centros educativos y los planes de mejora con un importe aproximado de 1,8 millones de euros.

Para mejorar la eficiencia energética y climatización de los centros, Educación ha firmado también un acuerdo con el Banco Europeo de Inversiones, a través de la Agencia Extremeña de la Energía de Extremadura (AGENEX), para implantar paneles solares en unos 70 institutos de la región. 

Más Información
Imagen
my image

Más de 120 centros educativos en Extremadura han adoptado medidas contra el calor

Comentarios