3 Marzo 2022, 16:07
Actualizado 3 Marzo 2022, 16:37

El comité de expertos para la reforma fiscal ha propuesto un "aumento general" de la fiscalidad de los hidrocarburos, equiparar impuestos del diésel y la gasolina, y bajadas tributarias en el ámbito de la electricidad, un conjunto de medidas que permitirían elevar la recaudación en hasta 15.000 millones.

El libro blanco sobre la reforma tributaria presentado este jueves propone una "subida sustancial" de la tributación de los hidrocarburos, en particular del gas natural y los carburantes, la igualación de la fiscalidad de diésel y gasolina de automoción y la creación de un impuesto sobre emisiones de CO2 "que garantice el cumplimiento de los compromisos medioambientales".

Solo los cambios en la gasolina y el diésel, recoge el documento, podrían elevar la recaudación en 8.504 millones de euros; mientras que la puesta en marcha de todas las propuestas recogidas podrían elevar los ingresos vía fiscalidad ambiental en hasta 15.023 millones.

También plantea cambios en la tributación de combustibles de aviación, marítimos y agrario con una "introducción gradual" y el uso mayoritario de los ingresos obtenidos "para compensaciones sectoriales y para el desarrollo y la adopción de tecnologías limpias".

Cambios en Patrimonio, Sucesiones y Donaciones

El comité también ha propuesto establecer un mínimo en los impuestos de patrimonio y sucesiones y donaciones que evite el "vaciamiento" de estos tributos, aunque dejando margen a las comunidades autónomas para acordar subidas o bajadas. Ello implicaría indirectamente, por ejemplo, la recuperación del impuesto de Patrimonio en Madrid o de menos bonificaciones en sucesiones y donaciones en Andalucía.

Según ha explicado el presidente del comité de expertos para la reforma fiscal, Jesús Ruiz-Huerta, durante la presentación del libro blanco para la reforma fiscal, el objetivo de esta medida es evitar vaciar de contenido estos tributos y "garantizar un cierto equilibrio" competencial.

Subida de 'impuestos verdes'

Los expertos también proponen una "intensificación y extensión de los tributos de la Ley de residuos y suelos contaminados" o la "reformulación de la tributación municipal de residuos para vincularla a sistemas de pago por generación".

Asimismo, plantean extender y armonizar la fiscalidad sobre "ciertas emisiones de las grandes instalaciones industriales y ganaderas" e incorporar costes medioambientales asociados al uso del agua.

"Los tributos medioambientales son, primordialmente, instrumentos que buscan dar cumplimiento al principio de "quien contamina paga" y, al incorporar la variable medioambiental en los precios de bienes y servicios, llevan a la toma de decisiones adecuada por parte de los agentes", incide el libro de los expertos.

Menos impuestos para la electricidad

En el ámbito eléctrico, en aras de una mayor electrificación de la economía, se plantea la supresión del impuesto sobre el valor de la producción eléctrica, así como medidas "para mejorar el diseño y efectividad" de los impuestos propios autonómicos con efectos sobre el sector eléctrico y modificar el Impuesto Especial de la Electricidad (IEE).

En este punto, plantea modificar la base imponible de este tributo para que el gravamen se proyecte sobre el consumo, no la base aplicable para el IVA como en la actualidad, e incentive así "el ahorro y la eficiencia energética".

Estas medidas, detallan el informe, tendría un elevado impacto recaudatorio, con caídas próximas a los 2.700 millones de euros, por lo que no se "recomiendan rebajas fiscales adicionales para fomentar una mayor electrificación".

Comentarios