6 Diciembre 2021, 15:14
Actualizado 6 Diciembre 2021, 15:14

Ante la bajada de las temperaturas son muchos los que no se pueden abrigar. Las personas que viven en la calle sufren el frio y, en muchos casos, la soledad de verse sin casi nada.

Para intentar paliar esta situación voluntarios de Cruz Roja ya trabajan en su campaña 'Ola de Frio'. Les dan ropa, comida y les invitan a pasar la noche en alguno de los albergues dispuestos en la mayoría de las ciudades extremeñas.  

Comida, ropa y, lo más importante, compañía

Por la noche, cuando el frío del invierno y el peor de todos, el de la soledad, se hace más presente en las calles de Badajoz, un grupo de voluntarios intenta ayudar a las personas sin techo. Comida, ropa y, lo más importante, compañía.

María Gómez es la directora del Departamento de Intervención Social. Asegura que además de darle ropa de abrigo y comida caliente, sobre todo, intentan "humanizar su situación".

Tirando para arriba y para adelante, qué le vamos a hacer

Juliana y José viven en uno de los lugares en donde para Cruz Roja. Ellos viven en un solar abandonado. "Tirando para arriba y para adelante, qué le vamos a hacer", dice Juliana. La vida le ha llevado allí y gracias a este dispositivo puede cenar por la noche.

También su compañero José, que se encuentra en su misma situación. Él antes dormía en un parque que había al lado. Los policías que pasaban cada noche le conocían muy bien, "José qué haces ahí, José" y él les decía  "¿Dónde me voy, si no tengo casa?".

El frío y la soledad, los peores enemigos

El frío es el peor enemigo de estas personas, al igual que la soledad. Los voluntarios también se interesan por la situación y el día a día de los sintecho de la ciudad.

El protocolo comenzó el pasado miércoles, 1 de diciembre, con el objetivo proteger a los más vulnerables de las inclemencias del invierno. En Cáceres, solo el año pasado llevaron a 133 personas hasta diversos establecimientos hoteleros.

Mucho trabajo les espera también en Mérida, donde Cáritas amplía las plazas de su albergue de 16 a 20 y en Badajoz, donde pueden dormir hasta 26. En Plasencia ya son 16 los que duermen dejando apenas cuatro plazas libres. 

El protocolo dura hasta el 31 de marzo y cuenta con la colaboración de organizaciones como cruz Roja, DYA, la Hijas de la caridad y este año por primera vez los bancos de Alimentos. 

Más Información
Imagen
Voluntarios de Cruz Roja
my image

Decenas de personas sin hogar son atendidas por Cruz Roja y Cáritas en plena ola de frío

Imagen
Voluntarios de Cruz Roja
my image

Las grandes ciudades extremeñas refuerzan la atención a personas sin hogar

Comentarios