25 Julio 2021, 7:00
Actualizado 26 Julio 2021, 10:06

'A funny thing happened on the way to the theatre' es el 'érase una vez' de muchas historias en el mundo anglosajón. La usan los comediantes estadounidenses para empezar una historia. Así que Stephen Sondheim pensó en 'A funny thing happened on the way to the forum', que sería algo así como "De camino al foro (o al teatro) ocurrió una cosa muy divertida", déjenme que les cuente.

Y llegó Plauto. 

Y llegó Sondheim

El joven apuesto detrás del piano, ese que tiene "something familiar, something peculiar" (algo familiar, algo extraño), al que no reconocerías por la calle, si te lo encontraras, porque sigue vivo, tiene 91 años y es Dios.

Sondheim
Sondheim: el joven apuesto

Es Dios en el sentido en que una piensa: "A ver qué me han hecho con esto". Como cuando a Peter Jackson le dio por adaptar 'El señor de los anillos'. Como cuando trasladaron la película 'La historia interminable'. Como cuando alguien manosea las cosas que son tuyas.

Sondheim ganó el Oscar a mejor canción original por ese 'Sooner or later  (I Always Get My Man)' que tantísimo desafinó Madonna en aquella gala de 1991. 

Y escribió las letras de 'West Side Story'

Y de 'Gipsy'

Y de 'A funny thing happened on the way to the forum', que se transformó, aquí, en 'Golfus de Roma'. 

Así que ando aquí, escuchando 'Being Alive', 'Too many mornings', 'Too many people' o el 'By the sea' de 'Sweeney Todd', cantando por la simpar Imelda Staunton. 

Primera representación en Broadway
Primera representación en Broadway

En la obra que nos ocupa, un antiguo esclavo romano, Pséudolo, planea ganar su libertad ayudando a su joven maestro a conquistar a la bella cortesana Filia, que está comprometida con el egoísta soldado Miles Gloriosus. Prometen que la música y letras son de Stephen Sondheim y que el libreto de Burt Shevelove y Larry Gelbart. Es decir, vamos a ver un musical. 

El musical

Así que escucharemos esto, pero en español:

 

Usarán todo artilugio posible para construir una comedia. O, al menos, eso es lo que prometió Stephen.

"El teatro es muy poderoso -dice el director de esta versión, Daniel Anglès-: puede generar muchas sensaciones, emociones, preguntas y conflictos. Y puede generar también algo muy valioso: felicidad. Y este es el objetivo que tenemos con este gran musical. Vivimos tiempos complejos, vidas intensas, momentos difíciles… así que vamos a reír". 

También recuerda, "con admiración", la versión de Mario Gas con Javier Gurruchaga, que se estrenó en 1993 en el mismo teatro romano de Mérida.

Y no hay mejor lugar, porque esta obra bebe de tres de las más famosas comedias de Plauto: Pséudolo (que aborda la separación y unión de dos enamorados, con sus engaños pertinentes y un esclavo listo intentando que su amo triunfe), Miles Gloriosus (con ese soldado fanfarrón del que se burlan hasta los esclavos, que rapta a una meretriz ateniense, pero recibe como regalo a un esclavo que está enamorado de ella -y ella de él- y el amo del esclavo lo quiere recuperar y...) y Mostellaria (con ese joven que compra una esclava de la que se enamora y que se dedica a las fiestas... hasta que el padre llega antes de tiempo -a quién no le ha pasado eso-).

Imagínense los mimbres. 

Ya lo escribió el propio Sondheim: "Traed a los amantes, mentirosos y payasos", "nada con dioses, nada con destino", "tragedia mañana, comedia esta noche". Eso sí: luego escribió "Love, I hear", que es una de las mejores canciones de amor del mundo... 

"Ahora que estamos solos / puedo decirte que / me he sentido muy raro, / que me he sentido muy extraño / o algo está en el aire / o un cambio está sucediendo en mí. / Creo que sé la causa / Espero conocer la causa. / Por todo lo que he escuchado / solo hay una cosa que pueda ser: / He oído que el amor te hace sonreír mucho / También he oído que el amor te deja débil". 

 

Así componía este hombre, que asistía a las obras suyas que montaban estudiantes de Secundaria y se emocionaba igual que cuando las cantaban artistas que admiraba.

"Nuestro Golfus de Roma quiere ser también un homenaje a las compañías de cómicos que viajan por pueblos y ciudades con el único objetivo de hacer feliz a la gente, provocando la sonrisa riéndose de ellos mismos", dice también Daniel Anglès. "¿Te estás divirtiendo?" le preguntaba Stephen Sondheim a Donna Murphy (que le debe su primer premio Tony, por su papel en Passion, por cierto): "Porque debes. Has de encontrar la alegría en esto, porque no siempre se halla". 

Comentarios