14 Enero 2022, 13:48
Actualizado 14 Enero 2022, 14:41

Sentencia firme del juzgado número 1 de lo Contencioso Administrativo de Mérida. El SES deberá indemnizar con 105.000 euros a la familia de una mujer que falleció en octubre de 2017 por una mala praxis médica.

La paciente fue intervenida en el Hospital de Llerena por una dolencia en un riñón a través de laparoscopia. El abogado de la familia, Jesús Pérez, explica que los facultativos médicos produjeron entonces una perforación que provocó una sepsis a la paciente ( una "respuesta abrumadora y extrema de su cuerpo a una infección"), aunque la diagnosticaron erróneamente como una hemorragia controlable.

Además, en el postoperatorio, los errores se encadenaron según muestra el informe pericial, pues el tratamiento que recibió la paciente no fue el adecuado dadas las complicaciones derivadas.

Negligencia previa

Según el letrado de la familia de la fallecida, la negligencia médica se produjo desde el inicio del proceso, porque le hicieron firmar un documento genérico respecto a las complicaciones de la laparoscopia, pero no se informó respecto a la dolencia concreta de la paciente ni se advirtió de que podía haber tenido otras consecuencias clínicas.

La mujer falleció en el Hospital Universitario de Badajoz, 23 días después de la intervención en Llerena. Para la familia, la indemnización no resarce la pérdida, pero animan a reclamar y denunciar si se produce una mala praxis médica. El SES, por su parte, acata el cumplimiento de la sentencia pero no entra a valorarla. 

 

Comentarios