3 Mayo 2022, 8:47
Actualizado 3 Mayo 2022, 09:12

Antes de que las autoridades sanitarias comunicaran que comenzaban a subir de nuevo los casos, las aguas residuales ya habían detectado ese incremento. "Aquí lo vemos antes, hace dos semanas se vio un incremento brutal de la carga vírica", explica Pedro Martín, responsable del laboratorio de PROMEDIO, la institución que se encarga de vigilar la presencia del virus en los residuos desde el principio de la pandemia.

Y ahora mismo, en las muestras que toman en las dos estaciones depuradoras representativas de la provincia de Badajoz, en Badajoz ciudad y en Don Benito, "no hay ninguna que salga limpia: en el 100% se detecta ARN" con moléculas del virus.

La 'ómicron silenciosa', en el 100% de las muestras

Y no solo eso. La variante mayoritaria en Extremadura, como en el resto del país, sigue siendo Ómicron, aunque dentro de la misma hay diferentes sublinajes. El predominante ahora se llama BA.2., y las aguas residuales ya han mostrado que "ese sublinaje ya es del 100%". Las investigaciones internacionales coinciden en que esta "ómicron silenciosa" es más transmisible que la original pero no más grave. Y aunque no se detecta en test de diagnóstico normales y escapa mejor a las vacunas, estas siguen siendo ampliamente válidas para evitar la enfermedad grave. 

Eso sí, podemos estar tranquilos porque "en las aguas residuales no hay virus activo, solo el ARN, porque la propia presencia de otras muchas bacterias acaba con el covid". Y tranquilidad además porque la depuración de las aguas residuales es buena. 

En todo caso, estos análisis semanales permiten conocer de forma adelantada la situación de la pandemia. Una herramienta muy potente de detección pero no la única utilizada por el ministerio de Sanidad. La incidencia acumulada baremada según las pruebas realizadas y la secuenciación del virus en laboratorios son otras herramientas habituales y complementarias para seguir al virus de cerca y calibrar de manera precisa su evolución.

Comentarios