Extremadura
4 Junio 2022, 15:04
Actualizado 4 Junio 2022, 15:06

Le llaman el oro blanco. Blanco por el color y oro por su valor. El litio se ha convertido en objeto de codicia mundial y en torno a él podrían trazarse las nuevas líneas de los mapas geopolíticos. Por su características este metal, el más blando de todos, tiene casi infinitas utilidades. "Es uno de los mejores conductores eléctricos que podemos encontrar en la tabla periódica y, además, un buen conductor del calor", nos explica nuestro compañero David López-Rey, meteorólogo y físico.

Esta particularidad hace que el litio posea multitud de aplicaciones. Especialmente en el mundo de la tecnología porque es esencial, por ejemplo, para almacenar energía en las baterías de móviles, ordenadores y coches electrónicos. Pero no podemos encontrarlo en estado puro en la naturaleza, como ocurre con otros metales, sino formando partes de sales o minerales como la ambligolita, muy común en la ciudad de Cáceres. "No se encuentra fácilmente y Europa es deficitaria en este tipo de sustancia. Europa es deficitaria, pero Extremadura tiene mucho litio, una de las mayores reservas de litio europeas", asegura el geólogo Francisco Fernández Amo. 

La reserva de Valdeflorez, de hecho, es la segunda más importante del continente. Y también hay litio en Cañaveral y Alburquerque. Unos yacimientos que, inmersos como estamos en una crisis energética, se convierten en estratégicos para no depender de terceros países "y que no nos veamos avocados a depender del petróleo ruso o el gas norteafricano. Es importante porque esta sustancia va a hacer que tengamos cierta independencia", subraya Fernández Amo.

Más Información
Imagen
Paraje de Vadeflorez, en Cáceres
my image

Fernández Vara: "El litio saldrá de donde esté"

Imagen
my image

Envision confirma la gigafactoría de baterías en Navalmoral de la Mata

Comentarios