22 Agosto 2021, 9:48
Actualizado 22 Agosto 2021, 09:48

El Festival Internacional Folk de Plasencia (Cáceres) cerró anoche su 25 cumpleaños con la dulzura y exquisitez del proyecto "Enredadas", que ha unido en el escenario a Martirio, Uxía, Carmen París y Ugia Pedreira, y la potencia abrumadora de la música de Salento que firma la BandAdriática.

Los extremeños de Aulaga Folk fueron los encargados de abrir la última entrega de un festival, que se ha reinventado, bajo las normas que impone la lucha contra la pandemia de la COVID-19, y ha vuelto a contar con la complicidad del público, que ha llenado durante tres noches las 400 sillas instaladas en el recinto de la Torre de Lucía.

Y es que la espera para celebrar el 25 aniversario de Folk Plasencia, un evento referente en la música folk nacional e internacional, ha merecido la pena.

Este interés en disfrutar de la música folk ha sido correspondido por todos los artistas que han actuado en esta edición, a los que la pandemia les ha privado de muchas oportunidades de hacer aquello que a la mayoría más les gusta: compartir su pasión por la música tradicional ante un auditorio.

No ha importado que el público no pudiera levantarse de sus asientos para bailar y saltar al son de sus temas, ni tampoco que las mascarillas obligatorias impidiese ver o escuchar cómo se seguían las letras de las canciones, ya que lo más relevante ha sido el regreso y el reencuentro con nuestro legado musical y sus distintas interpretaciones.

Después de dos días de conciertos en los que han actuado EnVerea, Xabi Aburruzaga, Gwendal, Los Granjeros, Acetre y Albaluna, el broche de oro comenzó, como en días anteriores, al final de la tarde con los pasacalles de la Asociación de Tamborileros Santiago Béjar, procedente del norte extremeño, y la cuadrilla de la Albatalía Arboleja, de Murcia.

Su música inundó las calles de la capital del Jerte, al ritmo del tamboril y la flauta, en el caso de los primeros; y de jotas, malagueñas y agarraos, en el caso de los segundos.

En Torre Lucía, la última noche arrancó con un grupo de la tierra extremeña, Aulaga Folk. Este conjunto, como el festival, ha sufrido el retraso de la celebración de su aniversario, en su caso de sus dos décadas enriqueciendo la música raíz de Extremadura.

La ocasión mereció que dedicasen los temas a las distintas comarcas y parajes de su lugar de origen, pero tampoco se olvidaron de las víctimas de la pandemia por coronavirus, para quienes han tocado una composición especial.

A continuación, fue el turno de cuatro artistas que han creado un espectáculo único. Se trata de "Enredadas", que ha unido a Uxía, Martirio, Carmen París y Ugía Pedreira.

Su reencuentro no defraudó, de tal forma que la combinación de un talento que les ha valido para transformar la canción popular española, la copla, el canto telúrico gallego y la jota, dejó eclipsada a una audiencia partícipe de este proyecto creativo abanderado por su madurez artística.

El fin de fiesta lo protagonizó "la banda del mar que une a los pueblos", BandAdriática.

Los italianos desembarcaron por primera vez el escenario del festival llenos de energía, de manera que hicieron vibrar al auditorio con sus ritmos y melodías de las culturas musicales de las costas del Adriático.

Sus interpretaciones fueron de lo más animadas, con toda una puesta en escena coreografiada de cada músico, de manera que el público siguió entusiasmado la actuación al compás de sus canciones, haciendo verdaderos esfuerzos para no levantarse y bailar con ellos.

 

Comentarios