13 Julio 2022, 16:43
Actualizado 13 Julio 2022, 16:49

El incendio de las Hurdes no solo supone un duro revés para los vecinos desalojados de sus casas o por el daño medioambiental que está provocando, también está afectando directamente a su economía y es que, por ejemplo, el sector turístico ya sufre una cascada de cancelaciones en las reservas.

Es el caso de 'La Portilla de Cabezo', complejo con seis casas rurales que se encuentra en la localidad de Cabezo, una de las primeras localidades hurdanas afectadas por las llamas. Sus vecinos fueron desalojados y aún no han podido volver. 

Trinidad Carril es propietaria de este alojamiento junto a su marido, y asegura que ya se han producido numerosas cancelaciones. "Estamos cancelando no solo para este fin de semana, sino para todo el verano. Hay algunos visitantes que vienen todos los años y nos dicen que ellos mantienen la reserva en espera de que puedan venir, pero es muy difícil", señala la dueña del complejo.

Sin agua y sin luz

A este problema, añaden otro más: "No sabemos cómo encontraremos las casas rurales, porque además estaremos sin agua. Las tuberías sabemos que se han quemado en muchos sitios y por la orografía son distancias muy largas. Cuando regresemos contaremos con cisternas pero será para un uso muy básico", destaca la propietaria del alojamiento, quien apunta que también pueden encontrarse sin electricidad. "De esta forma no podemos dar servicio a los clientes: sin luz, sin frigorífico, sin agua corriente, sin poder ducharse, es imposible" señala emocionada mientras recuerda los momentos duros que atraviesa el sector "desde la crisis de 2007, la pandemia y un largo etcétera. Intentamos mantener la calma, pero es difícil".

Solidaridad entre comarcas

Una situación desesperada de la que emergen iniciativas solidarias como la que han puesto en marcha algunos vecinos de comarcas vecinas que han decidido realojar gratuitamente a aquellos viajeros que han tenido que ser desalojados por el incendio.

Nacho Lozano, propietario de los apartamentos A Fala, en Sierra de Gata, ha ofrecido la estancia a estos turistas, que pagarán su tarifa al alojamiento de origen, pero sin coste añadido, "así podrán continuar sus vacaciones en Extremadura y seguir disfrutando de una grata experiencia".

Una iniciativa que surge por la solidaridad entre comarcas, "pensando en lo que también nos pasó a nosotros en el gran incendio de la comarca de Gata en 2015. Se trata de dar ese punto de ayuda y, de hecho, ya hemos conversado con varios alojamientos de Hurdes".

Realojamiento de la primera familia

Esta misma tarde llegarán a este alojamiento de Gata cuatro personas que proceden de la alquería Huetre, de Casares de las Hurdes. Se trata de una familia con dos niñas pequeñas que quieren seguir de vacaciones en Extremadura, pero alejados de las llamas.

Más Información
Imagen
my image

El incendio se complica: avanza hacia la zona oeste y salta a Salamanca

Comentarios