16 Octubre 2021, 9:10
Actualizado 16 Octubre 2021, 12:33

Badajoz ha incrementado en más de un 50 por ciento el volumen de vidrio depositado en los contenedores específicos en los últimos cinco años, con lo que alcanza las 1.580 toneladas anuales, por encima de la media extremeña pero aún por debajo de la nacional.

Así lo han explicado a los medios, durante el inicio de la campaña “Recicla vidrio por ellas”, el alcalde de Badajoz, Ignacio Gragera, y la gerente de zona de Ecovidrio, Coral Rojas Marcos, quienes han llamado a la ciudadanía pacense a mantener esta tendencia al alza para alcanzar la media nacional en volumen de vidrio reciclado.

Según ha expresado Coral Rojas Marcos, la capital pacense dio un salto importante en este ámbito especialmente en 2019, gracias a una campaña destinada a la hostelería, sector que genera el 50 por ciento de los envases de vidrio. En este sentido, según una campaña de refuerzo realizada este año, el 80 por ciento de los establecimientos de hostelería de la ciudad reciclan los envases de vidrio.

La campaña “Recicla vidrio por ellas”, que también tiene un carácter solidario, consiste en la instalación desde este viernes, y con una continuidad de dos semanas, de cuatro contenedores rosas, dos de ellos ubicados en la plaza de Minayo y otros tantos a la entrada del puente de Palmas desde San Fernando.

“Este reciclaje concreto es un claro ejemplo de economía circular"

El objetivo de la iniciativa es incentivar el reciclaje de envases de vidrio para colaborar en la mejora del medio ambiente, aunque esta concienciación también propicia beneficios económicos.

“Este reciclaje concreto es un claro ejemplo de economía circular, -ha dicho Rojas Marcos- pues se puede reciclar de forma infinita para fabricar un nuevo envase de vidrio sin que éste pierda propiedades, por lo que se crea un recurso de un residuo, evitándose la extracción de materia prima, la emisión de CO2 a la atmósfera y que el material acabe en el vertedero”.

Por cada 10 envases de vidrio depositados en los contenedores se ahorra además la energía suficiente para recargar un móvil durante un año, o un CO2 equivalente al que emite una motocicleta durante 42 kilómetros.

La campaña también tiene un carácter solidario, pues colabora con la Fundación Sandra Ibarra, entidad que presta diversos servicios a enfermos de cáncer y lucha por la prevención del cáncer de mama. La iniciativa se desarrolla en otras 170 ciudades del país.

 

Comentarios