7 Agosto 2022, 14:42
Actualizado 7 Agosto 2022, 14:42

Gévora es hoy un pueblo feliz. Una de sus vecinas más ilustres ha conseguido su sueño. Esther Merino ha alcanzado la cima del flamenco ganando la Lámpara Minera del Festival Internacional del Cante de las Minas. Su voz y su quejío ya fueron finalistas el año pasado y coronan una carrera plagada de distinciones. Desde el Melón de Oro en Murcia en 2017 a todos los galardones que consiguió en sus comienzos. 

Y bien atento que han estado sus vecinos. Esta mañana la noticia ya había corrido como la pólvora y ahora esperan con los brazos abiertos a Esther, que ya viaja al lugar que la vio nacer y crecer como artista. "Estamos contentísimos, es del pueblo y queremos que triunfe, lo disfruta ella y lo disfrutamos los demás", nos contaba uno de sus vecinos.

Y es que Gévora sabe bien todo el esfuerzo invertido por parte de la cantaora hasta conseguir este importante galardón. "Bien merecido que lo tiene, en las fiestas que tenemos aquí a veces nos ha cantado para nosotros -recordaba con una sonrisa otra de sus paisanas-.Y lo hizo gratis, porque es un encanto".

Comentarios