21 Enero 2021, 17:20
Actualizado 21 Enero 2021, 17:20

El voto de calidad del alcalde de Cáceres, Luis Salaya, ha servido para rechazar este jueves la moción presentada por los ediles no adscritos Francisco Alcántara y Mar Díaz para instar al Ayuntamiento a apoyar institucionalmente el mantenimiento y preservación de la Cruz de los Caídos en su ubicación actual y original, la Plaza de América.

En la sesión plenaria, el Grupo Socialista y Unidas Podemos (12 ediles) han votado en contra de la moción, y a favor lo han hecho PP, Ciudadanos (Cs), los proponentes y el edil no adscrito Teófilo Amores.

Al faltar la edil popular María Guardiola, de baja médica, el resultado ha sido un empate, que ha resuelto el voto de calidad del alcalde.

El edil de Patrimonio, José Ramón Bello, ha defendido el voto negativo del PSOE porque le da "rubor" que se debata sobre la cruz "en estos momentos tan duros, con hospitales repletos y economías heridas". En opinión, hay que priorizar la gestión de la pandemia y "flaco favor se hace a la política municipal con mociones de este tipo".

"(PSOE) Me da rubor que se debata sobre la cruz en estos momentos tan duros, con hospitales repletos y economías heridas"

También se ha expresado la portavoz de Cs, Raquel Preciados, que ha calificado la moción como "inoportuna" debido al momento actual y ha subrayado la "irresponsabilidad" de plantear un gasto municipal con su traslado. Sin embargo, Cs ha apoyado la moción y, tras una larga intervención en la que ha glosado los datos históricos de la cruz, como el hecho de que su construcción costara 38.000 pesetas en 1937, ha argumentado que se trata de un monumento incluido en el catálogo de bienes protegidos por el Plan General Municipal (PGM) de Urbanismo.

"(Alcántara) La cruz (de los Caídos) es un símbolo cristiano, que se ha integrado urbanísticamente"

Alcántara ha defendido que "no hay mandato jurídico de pleno" que obligue a demoler la cruz ni a trasladarla, a lo que ha añadido que no se puede negar la evidencia de que es "un símbolo cristiano, que se ha integrado urbanísticamente". En opinión, "hay que saber parar", porque si no habría que demoler pantanos y pueblos de colonización.

Al respecto, el portavoz popular, Rafael Mateos, ha señalado que no apoyan el traslado ni el derribo" y que no existe una demanda social notoria que lo exija.

En cuanto al acuerdo plenario de 2004, con José María Saponi como alcalde, Mateos ha aclarado que "es un acuerdo que pide la reforma de la Plaza América, pero que no estipula trasladar la cruz para proceder a dicha reforma".

"(PP) No apoyamos ni el traslado ni el derribo"

Ha insistido Mateos en que la cruz es patrimonio de los cacereños, es una referencia geográfica y "no tiene connotaciones franquistas para los jóvenes".

En este sentido, el edil de UP Raúl Martín ha precisado que las cruces de los caídos surgieron por ser "una parte importante de la construcción de simbología del nuevo estado fascista, que se apropió de los símbolos cristianos". Ha añadido que quedan muy pocas en España y son un bien protegido trasladable, y que nadie habla "de destruir ni demoler".

De hecho, el Gobierno local ya ha manifestado su intención de trasladar el símbolo al Cementerio, en respuesta al senador de Compromís Carles Mulet, que ha solicitado formalmente la demolición de la Cruz de Cáceres en sede parlamentaria.

 

Comentarios