Almendralejo
14 Agosto 2022, 15:00
Actualizado 14 Agosto 2022, 15:00

La vendimia 2022 da sus primeros pasos en Extremadura. La recogida de la variedad temprana 'macabeo' ha empezado hace una semana en algunos viñedos de Almendralejo. Las altas temperaturas y la falta de agua han mermado el peso de la uva, y las organizaciones agrarias prevén un descenso del 30% en la producción.  

Tras más de 40 días sufriendo calor extremo, los racimos no sólo son de menor peso. También ofrecen menor rendimiento. Eso sí, están sanos y son de buena calidad. Juan Manuel Sánchez es agricultor, lleva casi 50 años trabajando en viñedos y hacía décadas que no veía una sequía así. “Lo malo es que la sequía viene de muy atrás, y cuando le metes estas altas temperaturas la planta tiene que sobrevivir y tira del fruto” ha asegurado a Extremadura Noticias mientras vendimia en su explotación. 

“Lo malo es que la sequía viene de muy atrás, y cuando le metes estas altas temperaturas la planta tiene que sobrevivir y tira del fruto”

En las bodegas empiezan a notar una mejoría en la calidad de las uvas que reciben. Diego Nieto, gerente de Bodegas Romale, también en Almendralejo, ha reconocido que “empezamos a ver en estos últimos días una mejoría en la uva con bastante calidad para lo mal que lo han pasado este verano”. 

“Empezamos a ver en estos últimos días una mejoría en la uva con bastante calidad para lo mal que lo han pasado este verano”. 

A la uva temprana destinada al cava le espera un largo y complejo proceso de elaboración. Más de un año de reposo, fermentación y crianza. Su caldo burbujeante acabará en botellas que se descorcharán, en masa, las navidades de 2023. 

Previsión de mano de obra 

Además de por el intenso calor y la merma de producción, algunas organizaciones agrarias también creen que esta vendimia estará condicionada por la falta de mano de obra. APAG EXTREMADURA ASAJA vaticina un descenso en la contratación. Su presidente, Juan Metidieri ha asegurado que “por circunstancias en el campo está bajando la contratación y con una cosecha que teníamos de uva media-alta, y se va a quedar en una cosecha baja y va a haber una reducción considerable de mano de obra”.

Desde La Unión prevén menos empleo autóctono. Para su presidente, Luis Cortés, “es una pena que en una región con 85.000 parados no haya mano de obra para recolección de la uva” en una campaña en la que la climatología va a hacer, asegura, necesario menos contrataciones. 

En UPA-UCE, sin embargo, no prevén cambios con respecto a otros años. Catalina Cortés, secretaria del vino de la organización agraria, ha asegurado a Extremadura Noticias que “va a ser una campaña respecto a la mano de obra igual que otros años, con autóctonos y la gente que se dedica al campo”. 

Comentarios