27 Mayo 2021, 17:01
Actualizado 27 Mayo 2021, 17:01

Analizando la cesta de la compra nos damos cuenta de que hay productos idénticos para hombre y mujer pero que los que llevan el sobrenombre de femeninos son más caros. Es la llamada 'Tasa Rosa'. Un nombre que está vinculado al color con el que las empresas tintan sus envases destinados a mujeres. Cuando los colores no son de mujeres u hombres, no tienen género. No es más que una asociación que realizó la publicidad como estrategia de venta llegada de Estados Unidos como cuenta Jo B. Paoletti, historiadora de la Universidad de Maryland en su libro: Pink and Blue: Telling the Girls From the Boys in America.

Miramos al estudio de la “Tasa Rosa” en nuestra región que ha hecho la Unión de Consumidores de Extremadura. Los artículos donde más se nota la diferencia de precio es en los de cuidado personal. Así una cuchilla puede valer si es para mujer un 69% más que si la que compramos es para hombre, solo por poner femenina porque hablamos del mismo producto. Los perfumes femeninos son un 29% más caros que los de los hombres o los tintes cuestan un 30% más para las mujeres, solo por ir destinados a nosotras. 

Los textiles o las chanclas también son más caras para las mujeres 

La Tasa rosa la encontramos también en otro tipo de productos como los textiles. Dice la UCE que la diferencia de precio es notable en la ropa de deporte. Han encontrado por ejemplo una camiseta técnica para hacer deporte con las mismas características cuesta un 17% más si el modelo es para mujer y si son unas chanclas la versión femenina nos costará un 33% más. 

La ONU y el Parlamento Europeo han pedido eliminar la 'Tasa Rosa'

Una practica que está mal vista a nivel internacional. La ONU ha pedido eliminarla en la comisión que marca la hoja de ruta hacia el empoderamiento de las mujeres y las niñas porque es una forma de dificultarlo. Por su parte el Parlamento Europeo también solicitó a los estados miembros de la Unión a retirar este tipo de diferencias de precios en su informe “Igualdad de Género y Políticas Fiscales en la UE”. 

No comprar los productos 'femeninos' para acabar con la discriminación 

La Unión de Consumidores propone que no compremos los productos femeninos si son más caros, si tienen las mismas características, que los masculinos. Es una forma de acabar con este tipo de práctica discriminatoria con las mujeres.

Los tampones o compresas tiene el mismo IVA que el tabaco 

Además existe otro tipo de 'tasa rosa' que tiene que ver con los productos menstruales que solo utilizamos las mujeres. En estos productos el IVA se eleva hasta el 10%, por tanto no se considera que sean de primera necesidad. Los tampones, compresas o copas menstruales tienen el mismo impuesto que productos como el tabaco o el vino. La Unión de Consumidores considera que es un error y que debería reducirse el impuesto a estos productos ya que no son un bien de lujo o una opción para las mujeres sino una constante necesaria en la cesta de la compra. 
 

 

Comentarios