1 Diciembre 2022, 9:47
Actualizado 1 Diciembre 2022, 21:15

Se llamam Cabotegravir y Rilpivirina y es el primer tratamiento inyectable contra el VIH.  Serán los personas con el virus controlado y ya con carga indetectable quienes podrán recibirlo y siempre que no muestren rechazo a las familias de los fármacos que lo componen:  "son dos inyecciones intramusculares, una en cada glúteo, cada dos meses. Y por tanto, seis veces año", explica Carlos Martín, jefe de Medicina Interna del Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres. 

"Son dos inyecciones intramusculares, una en cada glúteo, cada dos meses. Y por tanto, seis veces año"

Hasta ahora, las personas con el virus tenían que tomar una pastilla el día. Con la doble inyección, no solo se reducirá la toxicidad (problemas de estómago o al tragar, por ejemplo) sino también la inseguridad : "cuando tienen que viajar, cruzar fronteras, todo eso...tienes que llevar pastillas, informes médicos y muchos lo pasan mal. Además, el estar teniendo que tomar siempre un pastilla les recuerda continuamente que tiene un problema de salud y lo sufren bastante", subraya Santiago Pérez, presidente del Comité Antisida de Extremadura.   

Un tratamiento contra el estigma

Por eso, son inyecciones también contra el estigma. Y contra el olvido a tomarse la pastilla. Un olvido que puede suponer estropear el  tratamiento y tener que empezar de cero con otro fármaco, porque "se quema un tratamiento, cuando no hay adherencia, y hay que buscar otros nuevos", dice el doctor Carlos Martín. Además, asegura, "significa que vuelve a aparecer la carga viral"

En el ensayo europeo han participado 44 hospitales y 600 pacientes españoles, ninguno extremeño. Sin embargo, un altísimo porcentaje podrá optar por este tratamiento, si lo desea: "quizá el 80% de mis pacientes puede entrar en el tratamiento. Cuántos van a querer es una incógnita y de eso dependerá la infraestructura que se diseñe en el Servicio Extremeño de Salud" .

"El 80% de mis pacientes puede entrar en el tratamiento

A partir del 1 de diciembre se comercializará en España, aunque será cada autonomía quien avise a las personas susceptibles de seguir el tratamiento de cuándo podrán hacerlo.

Son candidatos todos los que llevan ya seis meses en tratamiento y tienen carga viral indetectable, es decir, intransmisible: "Eso significa que son personas que no van a transmitir el VIH por la vía en la que normalmente se transmite, por las relaciones sexuales. Y eso, aunque no estén protegidos", subraya el presidente del Comité Antisida de Extremadura. Santiago Pérez da, además, una indicación insistente: para quienes no saben si tienen VIH,  para cualquiera, es aconsejable realizarse la prueba de diagnóstico al menos una vez al año, si se tiene prácticas de riesgo: es decir, con penetración y sin preservativo.    

 

Temas

Comentarios