20 Octubre 2022, 16:15
Actualizado 20 Octubre 2022, 16:15

En el diccionario podemos encontrar más de 70 palabras relacionadas con la lluvia.  

Cuando el cielo está cubierto y no rompe a llover que está el agua dura y cuando aparecen las gotas iniciales de la precipitación decimos que está chispeando o también que está chispenendo. Empiezan a caer las primeras cuatro gotas. Si todo acaba aquí y apenas se ha mojado el suelo, hablamos de un matapolvos y si arrastra el polvo en suspensión propio del verano decimos que está guarreando por el aspecto que deja en los objetos.  

En ocasiones ocurre que la llovizna es tan fina y débil que ni te enteras de que está lloviendo. Ocurre cuando tenemos el cielo cubierto de estratos. Es entonces cuando hablamos del calabobos, del chirimiri del norte peninsular y del chiriso de los canarios. Y en Extremadura hablamos de mollinear, asemejando esta precipitación al ambiente que se creaba en los molinos de trigo cuando se hacía la molienda. De hecho, los andaluces y los venezolanos hablan de harinar.  

Si la llovizna es algo más intensa tenemos el orballo gallego.  Y aquí en Extremadura tenemos la meonina, la mollina, la mojetina y la chiringa.  

Para lluvias más fuertes y continuas hablamos de jarrear y de diluviar. Y cuando duran varios días decimos que se mete el tiempo en agua. Si la acompaña el viento hablamos de marcina.

También tenemos las precipitaciones breves y de gran intensidad: los chubascos, los aguaceros y los golpes de agua. Y de aquí, de los chubascos, pasamos a una chupa de agua y el chaparrón.  

Por cierto, el término borrasca viene del nombre del dios griego del viento del norte, de Bóreas. 

Más Información
Imagen

¿A qué velocidad se mueven las nubes?

Imagen
my image

¿Qué tienen en común las nieblas, las nubes de algodón y las tormentas?

Comentarios