27 Enero 2022, 19:57
Actualizado 27 Enero 2022, 21:21

La oposición política en el Ayuntamiento de Alburquerque, formada por un edil del PSOE y cuatro de Independientes por Alburquerque (IPAL), ostentará la mayoría municipal a partir del 31 de marzo si antes de esa fecha llegan las credenciales para dos nuevos concejales del PSOE. Por ello, y de momento, la alcaldesa, Marisa Murillo, con el apoyo de los cuatro ediles del Grupo Municipal No Adscrito, mantiene la vara de mando en la corporación municipal, merced a su voto de calidad en las deliberaciones del pleno, como ha quedado reflejado en el pleno celebrado este jueves.


Si la oposición sumara siete actas de edil -tres del PSOE y cuatro de IPAL-, ambos grupos tomarían, a partir del 31 de marzo, fecha del próximo pleno, las riendas de las votaciones, lo que le permitiría implementar numerosas medidas, como eliminar el puesto de asesor del equipo de gobierno, que ocupa el exalcalde Ángel Vadillo, y suprimir el sueldo a la alcaldesa.

Esta era una de las opciones barajadas por la oposición para intentar revertir la dramática crisis socio económica y política institucional que vive la localidad. La otra vía que se contemplaba era la dimisión en bloque de la oposición, pues al no contar la corporación con un número mínimo exigido de componentes, debía formarse una comisión gestora por parte de la Diputación de Badajoz. Sin embargo, este camino ha sido descartado tras conocerse que esa gestora, curiosamente, estaría presidida por la alcaldesa.


El edil del PSOE, Juan Carlos Prieto, ha afirmado, momentos antes de iniciarse el pleno, que habrá que esperar a marzo para obtener la mayoría y así "aprobar en pleno medidas que reviertan la situación del pueblo y empezar a doblegar el brazo ejecutor que aprisiona las libertades y los derechos de los alburquerqueños”. Prieto ha acusado a la alcaldesa de aprobar asuntos sin pasar por el pleno, "como la venta de patrimonio a dedo, sin subasta, para evitar que haya puja por parte de los interesados y reduciendo el valor de los bienes”.

Por su parte, Manuel Gutiérrez, portavoz de IPAL, ha lamentado que no se tratase en pleno el nuevo plan de pago a proveedores del Ministerio de Hacienda para que ayuntamientos con problemas de pago, como el de Alburquerque, puedan liquidar las deudas con las empresas y autónomos.

Pregunta sobre despidos y las funciones de Vadillo

Durante la sesión, la oposición ha preguntado también por una circular que han recibido los trabajadores municipales, a los que se les adeudan hasta 13 nóminas, en la que se les informa que deberán contar con el informe favorable de Vadillo a la hora de coger sus días de vacaciones, asuntos propios o de visitas al médico. "Pedimos que se paralice ese decreto que concede funciones ejecutivas al asesor, cuando la delegación del gobierno ya dijo hace meses que Vadillo no puede tener esas funciones... eso es prevaricar", ha dicho Gutiérrez. Además, ha denunciado que la alcaldesa prepara despidos, con fecha de 31 de enero, para los trabajadores municipales más reivindicativos.

El edil socialista también ha puesto encima de la mesa la concesión de licencia para la instalación de una caldera de biomasa en la piscina climatizada, cuando "actualmente la piscina no tiene techumbre tras volar en un temporal hace años y no haberse reparado".

El pleno también ha aprobado, con los votos del grupo de la alcaldesa, la propuesta de delegación de competencias a favor de la alcaldía en materia de contratación y enajenación de bienes, que, según Murillo, servirá para "agilizar trámites y la entrada de fondos en las arcas del Ayuntamiento". Para la oposición, esta medida representa "un cheque en blanco para que la alcaldesa contrate obras, a personal y servicios, y lo que es peor enajene el escaso patrimonio municipal que queda".

El PP, que no tiene representación municipal, ha calificado este pleno como de "frustración y decepción”, pues tanto IPAL como PSOE, "que hace mes y medio crearon expectativas en la sociedad alburquerqueña ante la posibilidad de dejar sus actas y así disolver el consistorio, se mantienen en la corporación. El PP ha remarcado que los trabajadores municipales no cobran sus nóminas desde hace 13 meses; "200 familias abandonadas por un PSOE que mira para otro lado y no toma las decisiones correctas, pero sí se pone detrás de las pancartas en la Asamblea de Extremadura”. "Han acudido a este pleno indecente sin ninguna solución real para la localidad y sus familias", ha lamentado la vicepresidenta Institucional y de Coordinación Sectorial del PP en la provincia de Badajoz, Tina Rodríguez. 

Más Información
Imagen
Cartel con las nóminas sin cobrar en Alburquerque
my image

Trabajadores de Alburquerque denuncian despidos entre el personal más crítico con la alcaldesa

Imagen

Los trabajadores del ayuntamiento de Pinto donan siete toneladas de productos a trabajadores de Alburquerque

Imagen
Ayuntamiento de Alburquerque.
my image

La Junta no solicita, de momento, la disolución del Ayuntamiento de Alburquerque

Comentarios