18 Agosto 2022, 8:17
Actualizado 18 Agosto 2022, 13:04

Nuevo revés al mayor complejo eólico previsto en la región. La Junta ha emitido una declaración desfavorable de impacto ambiental para la instalación del parque Montánchez I, proyectado en el municipio cacereño de ese nombre y en otros cuatro pueblos cercanos: Torre de Santa María, Salvatierra de Santiago, Zarza de Montánchez y Robledillo de Trujillo.

Entiende el Gobierno autonómico que ese parque eólico podría tener un efecto crítico en la avifauna de la zona. Los grupos conservacionistas ADENEX, Ecologistas en Acción de Extremadura y SEO BIRD/LIFE habían presentado alegaciones al proyecto por el impacto negativo que -a su juicio- tendría en algunas especies en peligro de extinción que habitan la zona, entre ellas el lince ibérico; y en especial, en aves como el águila perdicera, el águila imperial ibérica, el buitre negro, el cernícalo primilla o el alimoche. También el murciélago ratonero forestal, por el riesgo de colisión con las aspas de los molinos.

No es el único motivo para rechazar el proyecto. Los técnicos de la Consejería de Transición Ecológica entienden que existe "efectos desfavorables significativos sobre hábitats de interés comunitario y ecosistemas forestales, sobre la integridad y coherencia de la Red Natura 2000, y sobre el paisaje, al considerarse que las medidas previstas por la promotora no son una garantía suficiente para su corrección o su adecuada compensación".

La puntilla al complejo eólico

El parque de Montánchez I, con siete aerogeneradores y 42 megavatios, era el mayor de un gran complejo eólico proyectado sobre la sierra de la localidad cacereña. Llegó a incluir incluso una planta fotovoltaica y la instalación de placas solares en edificios públicos de la localidad para abaratar la factura de la luz de los habitantes de la comarca y reducir así el rechazo al proyecto

Según el plan global de los promotores, recortado en un 60% respecto a las previsiones iniciales por las diferentes modificaciones, al parque de Montánchez le acompañaban los de Castillejo (de 20 MW de potencia), Alijares (40) y Astorgano (6). Poco a poco, han ido cayendo.

La consejería rechazaba el parque de Castillejo a inicios de marzo y el de Alijares a comienzos de julio. Solo queda vivo por tanto el de Astorgano, con apenas dos aerogeneradores y difícilmente viable en solitario. Los argumentos para rechazar el visto bueno ambiental han sido semejantes en todos los casos: impacto significativo y no compensables en la avifauna y en el ecosistema forestal.

Motivos que también ha movido a numerosos ciudadanos a protestar durante 16 años contra los diferentes proyectos eólicos en la zona. La Plataforma Cívica Sierra de Montánchez Natura presentó más de 1.500 alegaciones contra el proyecto.

 

 

Más Información
Imagen
my image

Montánchez no quiere parque eólico

Imagen
Vista aérea de Robledillo de Trujillo

La Junta rechaza el parque eólico de Robledillo de Trujillo

Comentarios