2 Agosto 2020, 16:01
Actualizado 2 Agosto 2020, 20:46

En las últimas semanas poder descansar y dormir bien ha sido toda una odisea en Extremadura. Julio se ha cerrado con temperaturas, tanto mínimas como máximas, muy elevadas. Aunque no han batido récords absolutos, la persistencia continua del calor ha hecho que en el mes pasado los valores medios estuviesen entre 2,5 y 3,0ºC por encima de la media climatológica. 

Se pueden contar con los dedos de una mano los días en que en localidades como Castuera, Plasencia, Cañaveral u Hoyos el mercurio haya bajado de los 20ºC en el momento más fresco de la madrugada. Y si hablamos de las tardes, Badajoz se ha convertido en un auténtico horno. En este mes hemos tenido 17 días con temperaturas iguales o superiores a los 40ºC. 

previ
Las temperaturas de este mes de julio han sido históricas ya que han estado hasta 3ºC por encima de lo habitual.

Pero, ¿por qué este ambiente tan sofocante nos condiciona tanto a la hora de dormir? Todo es cuestión de bioquímica. Esta pregunta nos la resuelve Beatriz Moratinos, catedrática de Fisiología de la Universidad de Extremadura: la temperatura corporal no es constante a lo largo del día, sino que depende íntimamente de la segregación de dos hormonas. Una de ellas es la melatonina producida por la glándula pineal a lo largo de la toda la noche y cuya función es bajar la temperatura corporal; y la otra es el cortisol cuyo efecto es contrario y aparece durante el día. 

previ
El hipotálamo es una región del cerebro encargado en las reacciones involuntarias de nuestro cuerpo.

Este ajuste de temperatura se da de manera involuntaria por el sistema nervioso autónomo que, a su vez, tiene que buscar el equilibrio entre la disipación de calor por las altas temperaturas externas mediante la sudoración y la vasodilatación y la producción de calor interno para poder seguir estando vivos.

Además, en esta época del año superamos aún las 14 horas de luz solar lo cual hace que la melatonina, la hormona vinculada con los preparativos del sueño, aparezca más tarde y desaparezca antes, complicando aún más la situación. Una vez que anoche aparece la melatonina y, consecuentemente, comienza la bajada de la temperatura corporal. Este descenso es más acusado en las primeras horas de la noche que es, por norma general, cuando parecen los primeros síntomas del sueño, señala Moratinos. Este enfriamiento es más complicado en ambientes cálidos y, por tanto, la llegada del descanso es inalcanzable. 

Así que lo mejor es intentar dormir en una habitación ventilada; mejor con ventilador que con aire acondicionado y si usas éste, no lo pongas muy frío para evitar que el frío te impida coger el sueño. Además de evitar, en la medida de lo posible, las luces y los ruidos externos.

previ

Sin embargo, todavía se complica más si compartimos cama con alguien de sexo contrario. Los hombres, por lo general, tienen una temperatura corporal entre 0,5 y 1ºC superior a la de la mujer debido a la producción de la testosterona, la hormona sexual masculina. Y en ellas, la presencia de los estrógenos hace que sean más sensibles al frío o al fresco. Aún se da media vuelta más de tuerca en la menopausia: se pierden los estrógenos… y aparecen los calores. Así que las parejas heterosexuales lo tienen más complicado que las homosexuales.

Pero aquí no acaba el tema: en las personas mayores y más aún con enfermedades degenerativas como el alzhéimer o la demencia senil. Como hemos comentado, la termorregulación corporal se rige por el hipotálamo, pero con el paso de los años se deteriora. Esto es una de las causas por las que los ancianos se desvelan con facilidad por la noche y que puedan dormir sin problema durante el día y que apenas suden y, por tanto, sean muy vulnerables a la deshidratación sin que tengan sed. Y si, además, toman diuréticos… apaga la luz, nos recuerda la catedrática. Es por ello que la vigilancia de nuestros mayores es fundamental para que tengan una mejor calidad de vida.

Y nada de cubatas o de cervezas por la noche para aliviar el calor. Por un lado, el alcohol deshidrata al evitar la producción de otra hormona, la HAD, que hace que vayamos con mayor frecuencia al baño, y la cafeína de los refrescos contribuirá a que no comience tu momento de vigilia para poder dormir. 

previ
 

Más Información
Imagen
my image

Recomendaciones ante el calor

Imagen

Calor también con nocturnidad

Imagen
my image

Julio se corona con récords históricos de calor en Extremadura

 

Comentarios