28 Junio 2021, 19:15
Actualizado 9 Julio 2021, 08:23

El verano no acaba de llegar a Extremadura. Pero en la fachada occidental de Norteamérica, sí. Bueno, más bien lo que ha llegado es el mismo infierno. Y no es una exageración, ni mucho menos. Las temperaturas máximas se han disparado hasta valores inimaginables. En Lytton (Canadá) tenemos un registro de ayer mismo de 46,6ºC como si estuviésemos en pleno desierto. 

previ
Temperatura a 2m sobre el suelo en la medianoche del lunes, 28 de junio de 2021. En la costa del Pacífico de Norteamérica hacía más calor que en cualquiera de los desiertos.

Ya el sábado cayeron 10 marcas históricas de estos dos países, pero ayer fueron unas 30. Recalco que al hablar de históricas no son récords del mes de junio, ¡sino de toda la serie de observaciones! lo cual da una idea de lo excepcional de la situación. 

Así, en Estados Unidos tenemos:
44,4ºC Portland Ap
41,6ºC Shelton (ant. 40,0ºC)
40,5ºC Olympia (ant. 40,0ºC)
40,0ºC Seattle (ant. 39,4ºC)

Y en Canadá:
46,6ºC en Lytton
45,0ºC en Lillooet
44,0ºC en Kamloops
42,6ºC en Cultus Lake
42,5ºC en Pemberton

Las temperaturas que se están registrando esto días están entre 15 y 20ºC más altas de lo habitual. 

Además, no es que los récords se han superado por poco (un grado, medio grado, décimas de grado…) como ocurre en la península. No. Se han batido por 8 y 10ºC en algunos observatorios, como ocurre en la localidad canadiense de Belle Belle que registró 34,2ºC frente al récord anterior de 24,3ºC, es decir, casi 10ºC más. Algo desproporcionado. 

previ
Anomalía de temperatura a 2m sobre el suelo. Las temperaturas en la medianoche del lunes estaban hasta 15ºC por encima de lo habitual.

Una idea de lo excepcional que es todo esto nos la da la Estadística. Gran parte de los fenómenos que se dan en la naturaleza se comportan bajo una distribución normal. Sin entrar en muchos detalles matemáticos: los valores (en este caso, la temperatura) se sitúan en torno a un valor central. Los más alejados de él son los más excepcionales.

En el caso de las temperaturas que se están midiendo en Canadá y en Estados Unidos, están fuera del 99,99% de los valores esperados (1 de cada 10.000) que, traducido a periodos de retorno, viene a decir que un episodio de esta magnitud se da de forma natural cada 1.000 años o más. Y recalco que de forma natural, puesto que la alteración que estamos haciendo en el clima mundial hará que estos periodos sean cada vez más breves. 

previ
La distribución normal es muy usada en Ciencia. Los valores extremadamente altos o bajos se localizan en la parte de la izquierda o de la derecha y son los menos probables.

La causa de esta situación tan anómala es el aislamiento en niveles medios y altos de la atmósfera de una burbuja de aire cálido debido a la ondulación de la corriente en chorro. Se forma en esa capa algo equivalente a un anticiclón que  favorece la estabilidad e impide la liberación del calor del suelo, recalentándolo a lo largo de los días. Algunos meteorólogos lo llaman “domo de calor”, en alusión a esa estructura geológica que nos recuerda a un montículo. 

Estos días hace más calor en zonas de Estados Unidos y de Canadá que en Dubai

La situación es tan grave que centros deportivos, bibliotecas y otros edificios comunitarios se han habilitado como “centros de enfriamiento” donde los más desfavorecidos (acompañados, incluso, de sus mascotas) pueden pasar las horas de máximo calor que hornean la región.

También se han abierto este tipo de instalaciones en California y en otras partes del noroeste del Pacífico a medida que la ola de calor se ha apoderado de la región.

previ
La ondulación de la corriente en chorro (una potente corriente de viento en niveles altos) ha aislado un núcleo de aire cálido en altura, evitando que el calor del suelo se libere.

Se la circunstancia que, además, el uso del aire acondicionado no está tan generalizado como en España. De hecho, Seattle y Portland son dos grandes ciudades en las que una parte importante de la población no tiene acceso directo a este recurso. 

Las temperaturas diurnas han batido récords en lugares donde muchos residentes no tienen aire acondicionado.

Este calor sin precedentes no solo es una amenaza para la salud de los residentes, sino que hará que esta región sea cada vez más vulnerable a los incendios forestales e intensificará los impactos de la sequía que sufre Estados Unidos.

previ
En Seattle o en San Francisco apenas un tercio de la población tiene aire acondicionado en casa.

Estos eventos tan inusuales podrían hacerse más habituales en las próximas décadas, en consonancia con las previsiones más pesimistas del cambio climático. 
 

Más Información
Imagen

Están previstas temperaturas cercanas a los 50ºC en el Valle de la Muerte

Imagen

La ola de calor de Siberia del año pasado, imposible sin la influencia humana

Imagen

Por poco no cae el récord de temperatura máxima mundial

 

Comentarios