24 Noviembre 2022, 17:42
Actualizado 24 Noviembre 2022, 17:42

Extremadura es la comunidad autónoma donde más aumentaron las denuncias por violencia de género en el primer semestre del año, lo hicieron en un 34%. Adecco lo relaciona con la mayor capacidad de denuncia que suele darse en tiempos de recuperación económica general... Es decir, tener un trabajo que permita cierta autonomía. Aunque la violencia machista se da en todos los estratos sociales, uno de los factores que frenan a las víctimas a la hora de denunciar es precisamente no tener un empleo que les dé independencia económica.

El décimo informe de Adecco, que analiza la relación entre empleo y violencia de genero, señala que el 62% de las desempleadas víctimas de violencia machista cree que existen prejuicios en las empresas a la hora de contratarlas. Entre los estereotipos más asociados a esta situación destacan que se les achaca ser personas inseguras que ven afectado su rendimiento, la creencia de que se ausentarán más de su puesto y, en menor medida, que pueden ser problemáticas y empeorar el clima laboral.

Una imagen que no comparte la Fundación Ana Bella. Su presidenta, Ana Bella Estévez, recuerda a los posibles contratadores que estas mujeres fueron víctimas, pero ahora son supervivientes. Y eso, para cualquier empresa, debe ser un valor. "Todas esas cualidades que hemos utilizado para resistir y superar el maltrato, las podemos usar para conquistar nuestros sueños, ser unas trabajadoras eficaces, capaces de contribuir al desarrollo económico y social de las empresas". Por eso señala que es importante que no se las relegue a los empleos que nadie desea; aunque el 85% de ellas está dispuesta a aceptar un puesto de inferior cualificación con tal de tener un empleo.

Los empresarios, por su parte, creen que esa idea de que las empresas no quieren contratarlas es la percepción que tienen algunas víctimas, no una realidad mayoritaria. Javier Peinado, secretario general de la CREEX, recuerda además que existen apoyos de la administración que fomentan y bonifican la contratación de mujeres víctimas de violencia machista.

Por ejemplo, la Consejería de Educación y Empleo cuenta con una subvención a la Fundación Mujeres del fondo del Mecanismo para la Recuperación y Resiliencia, dentro del Servicio de Gestión de la Formación para el Empleo, para financiar itinerarios personales e integrados de acciones de orientación, asesoramiento y formación con compromiso de contratación e inserción para mujeres víctimas de violencia de género.

Comentarios